Antonio Cantos dirige a Raquel Quintana en “Fátima en Teherán” de Bernat Joan i Marí

Antonio Cantos dirige a Raquel Quintana en “Fátima en Teherán” de Bernat Joan i Marí

Con “Fátima en Teherán” su autor Bernat Joan i Marí, hila muy fino para presentar una tragedia con tanta mesura, que no lastre el drama fácil el pavoroso mensaje que contiene su historia.

“Fátima en Teherán” es un texto de denuncia, pero cede el testigo al público, contando, comparando y sugiriendo, para que sea el público mismo el que se empape y sienta la dimensión del drama que sufre esa mujer, tantas otras y otros por una mera inclinación sexual.

F3Nos presenta a Carmen, una joven coqueta, occidental, que recibe una carta que hará patente algo que ella sabía, pero no sentía. La mujer desinhibida cuida con mimo su bonito cuerpo, mientras suspira por la mujer que ama, la carta pondrá luz sobre otra historia similar en su planteamiento, pero con otro desenlace por la circunstancia. La mujer que ha escrito la carta, vive separada de la mujer que por amarla, está presa a la espera de ser lapidada.

La libertad, es o debería ser incuestionable, pero el mero hecho de echarla de menos está condicionado por nacer en determinada cultura, o simplemente en un entorno mas o menos celoso. Hay personas que han sufrido la privación de libertad sin ser conscientes del todo de su estado de vasallaje.

Si lo pequeño se califica como tal porque existe algo mas grande, la libertad si no se ha conocido, y te han inoculado la represión desde el mismo vientre materno es difícil que aflore, y si lo hace será con grades dosis de desengaño y sufrimiento.

Joan i Marí, acierta en el planteamiento al presentar a Carmen, una mujer fresca y libre, estimulando así nuestra capacidad de empatía para sentir todo el dolor que sufre Fátima, enfundada en sus severas vestiduras negras, en las que se intuye el reseco polvo.

La educación religiosa en general cifran toda su escala de valores en lo que ocurra en la entrepierna de hombres y mujeres, midiendo por distinto rasero incluso si en esa entrepierna se guarda un sexo masculino o femenino,  la mujer por su condición de ser el continente de la procreación se le ha atado muy corto, para saber si los herederos de los sudores paternos serán hijos suyos o de la elección libre de la mujer.

F4Si al ser mujer, se suma el agravante de ser lesbiana, la convierte en una estigmatizada, el reconocimiento de la libertad sexual vive ritmos distintos, mientras en occidente parece haber sido aceptada y bendecida, para millones de personas continúa siendo el “pecado nefando” como lo calificaba o lo califica la católica iglesia, con un saldo de que millones de mujeres y hombres, son perseguidos vejados y humillados por su mera inclinación sexual.

En el programa de mano de “Fátima en Teherán”, se nos formula la pregunta:  ¿Podemos cerrar los ojos o mirar para otro lado durante mucho mas tiempo? La respuesta es estremecedora: Lo hacemos, y no sólo se cierran los ojos ante lo que no vemos, sino en las mismas comunidades de gays y lesbianas, se margina a sus miembros por exceso de pelo o de pluma.

No vemos más allá de nuestras narices, cuando aún está casi todo por hacer, y está bien que obras como esta nos recuerden que ni siempre todo fue tan fácil, ni que todo el personal respira el mismo aire de libertad.

El texto de Bernat Joan i Marí es muy efectivo, con un planteamiento que te hace entrar en la historia sin reservas, te prende y te hace participar e incita a la reflexión.

08

Raquel Quintana también es Carmen “Fátima en Teherán” de Bernat Joan i Marí, dirigida por Antonio Cantos

La interpretación de Raquel Quintana, es tan brillante como luminosa, es una actriz con garra y carácter que logra captar la atención del público por completo. Un público que en la representación a la que acudí, la escuchó en un silencio que impresionaba. Va de oriente a occidente encarnado a dos mujeres, tan diferentes en forma y tan semejantes en el fondo, en una suerte de monólogo doble con el que pueden pocas actrices, y  Quintana convence.

Antonio Cantos, cuenta con un texto bien construido, una actriz arrolladora, unas proyecciones muy efectivas, que ilustran y nos acompañan durante toda la función, y si apuntaba que Raquel Quintana se mueve con soltura de occidente a oriente, de la alegría al drama, quien ensambla la potente ficción filmada y del escenario, el viaje de sentimientos de los dos personajes que interpreta la actriz con total acierto es el director.

Antonio Cantos, tira y afloja con un tino exquisito del hilo de la cometa, para que la función vuele, toque tierra o sientas la piedra que en un momento te pone la actriz en la mano como un arma homicida , y te repugne la infamia que supone una lapidación.

F1

Raquel Quintana es “Fátima en Teherán” de Bernat Joan i Marí, dirigida por Antonio Cantos

Título “Fátima en Teherán” / Texto: Bernat Joan i Marí / Dirección: Antonio Cantos / Intérprete: Raquel Quintana / Compañía AMC.

La Nao 8 Teatro C/ La Nao nº 8  Metro Callao  Madrid

Domingos 5, 12, 19, 26 de abril  y 3, 10, 17, 24, 31 de mayo de 2015 a las 19.30 horas

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *