AMERICANA 2022: Paternidades y desiertos.

AMERICANA 2022: Paternidades y desiertos.

Por NACHO CABANA

La única película mexicana presente en el Americana 2022 (la presencia no estadounidense sigue ocupando un espacio mínimo en la programación) es La caja de Lorenzo Vigas, director venezolano afincado en México que se hizo con el León de Oro en 2015 Venecia con Desde allá. 

En su segundo largometraje de ficción, Vigas aborda el tema de las desapariciones de las trabajadoras en las maquiladoras de Juárez desde un punto de vista inédito (y no es fácil): el de los “colaboradores” que de una manera más o menos informal viven de manera indirecta de las plantas de montaje establecidas en la ciudad fronteriza con USA.

Detona el director su película con unas desarmantes escenas donde muestra cómo, al menos en las zonas de México dominadas por el narco, la entrega de restos humanos a sus familiares se ha burocratizado hasta el extremo de que en vez de una morgue, Hatzín, el adolescente protagonista, parece haber acudido a una oficina de objetos perdidos a recoger los huesos de su padre. 

Pero… ¿pertenece realmente el contenido de la caja a lo que un día fue su progenitor? ¿O lo es el tipo gordo, casado y con familia que parece ganarse las vida reclutando trabajadores para las “maquilas”?. Con esta falta absoluta de certezas construye Vigas La caja. El realizador y guionista (en colaboración con Paula Markovitch) nunca le dice al espectador cuál es la realidad de lo que está pasando en la película, si lo que creen saber los personajes en cada momento es verdad o no. Y son esta sucesión de cambiantes incertidumbres las que van haciendo avanzar una historia que no es, en el fondo, un brutal “coming of age”. 

Controla perfectamente el director tanto el tiempo interno de los planos como la cadencia posterior de estos en el montaje y solo cabría achacarle una excesiva premura (o falta de desarrollo) a la hora de narrar el cambio de actitud de Hatzín desde la empatía con la muchacha de su edad que exige unas mínimas condiciones laborales, a su apresurado ingreso posterior (y por voluntad propia) en el lado oscuro. O, dicho de otro modo, la decisión entre ser con todas sus consecuencias el hijo del padre que creía muerto o seguir su propio camino es demasiado rápida. 

También sobre paternidades destructivas versa el extraño western de Tim Sutton (director al que Americana 2022 le dedica la retrospectiva de este año) The last son. Narra la historia de un hombre blanco víctima de una maldición cheyenne cuyo objetivo es acabar con todos los hijos que ha engendrado a lo largo de su vida, la mayor parte de ellos con prostitutas. Borrar su simiente de la faz de la tierra. 

Americana 2022

Tim Sutton con su caja.

No hay, realmente, grandes avances ni justificaciones en la historia pero parece que sí gracias a la original estructura dramática elegida que va variando la focalización sobre los diferentes personajes implicados en la acción para acabar conformado una narrativa sobre la violencia masculina y la supervivivencia que encuentra su único punto de fuga en la hija cuya vida es perdonada y con la que finaliza el relato. 

La cámara está siempre en el sitio adecuado y Sam Worthington (en uno de esos papeles que, en otras épocas habrían bordado Lee Marvin o Nick Nolte) da cuerpo y dolor al protagonista. Una buena película en la que, además, juega un rol relativamente importante una prostituta interpretada por la eternamente joven Heather Graham.

También hemos visto en este Americana 2022, Poser de Ori Segev y Noah Dixon, una ficción creada a partir de la escena musical y “perfomática” de Columbus, Ohio que debería haber sido un documental pero que sus dos directores convierten en una ficción exagerando (tal y como Dixon y uno de los productores explicaron en el coloquio posterior a la proyección) lo excéntrico de los personajes reales (uno de ellos va siempre con una máscara de lobo puesta en la cabeza) para intentar montar una historia de admiración y mentiras entre la podcaster protagonista y la cantante Bobbi Kitten. 

Un relato que funciona cada vez peor hasta llegar a un desenlace que se quiere negro pero que parece onírico…

Director y productor de Poser con su caja.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.