20.000 leguas de viaje submarino. Comédie-Française

20.000 leguas de viaje submarino. Comédie-Française

Comédie-Française 20.000 leguas de viaje submarino. El clásico de Julio Verne, adaptado y dirigido por Christian Hecq y Valérie Lesort

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Llega a los Teatros del Canal 20.000 leguas de viaje submarino, de la mano de la prestigiosa Comédie-Française. El clásico de Julio Verne ha sido adaptado y dirigido, con todo acierto, por Christian Hecq y Valérie Lesort.

Los personajes de Verne:  Aronnax, su criado Consejo, y el arponero Ned Land, cuando naufraga su barco Abraham Lincoln, con el que iban en busca del Naval gigante. Son rescatados por el mismísimo capitán Nemo, que los retendrá en su submarino Nautilus, y les conducirá por la senda del fondo marino, donde se les desvelará una realidad, que hasta ese momento no conocían.

Los escenarios 20.000 leguas de viaje submarino como obra teatral, son los mismos de la novela. Lo que es todo un reto superado, por la minuciosa recreación del mítico submarino, materializada por el escenógrafo Éric Ruf, que también se ocupa, con el mismo esmero, del vestuario.

El otro gran escenario es el fondo del mar, con sus habitantes los peces, solemnes, coloridos y serios. Como ellos son, en sus infinitas especies, y su propio carácter en particular, que con tanto talento han recreado Carole Allemand y Valérie Lesort, en las marionetas que los representan.

En la imagen se puede apreciar la minuciosa recreación del submarino, que ha realizado el escenógrafo Éric Ruf,.  © Brigitte Enguerand

En la imagen se puede apreciar la minuciosa recreación del submarino, que ha realizado el escenógrafo Éric Ruf,. © Brigitte Enguerand

La función, como el espíritu de Verne, es un canto a la libertad, de hecho, y pensamiento. En ese espacio inmenso, azul y salado, a veces silencioso, otras rugiente, se ha visto obligado a refugiarse el capitán Nemo. Un personaje que es toda una metáfora, de que las apariencias engañan.

En la pieza se mezclan con toda naturalidad los actores, y las marionetas. Las marionetas, ya citadas, son endiablamente encantadoras. Y los actores de la Comédie-Française, dan vida al Capitan Nemo, su ayudante, Aronnax, Consejo, Ned Land, y al divertidísimo “caníbal” -reconvertido por la ironía de la “civilización” en criado-, de manera impecable.

Tanto la obra de Verne, como el trabajo que nos presenta la compañía, tiene un calado existencial de no violencia, y un componente de denuncia ecologista importante, uno de los peces no logra sacudirse un plástico, pero nos llega siempre a través del humor.

No hay palabras para explicar el primoroso trabajo de los actores, ni la magia colorista de unas marionetas con su carácter tan hipnótico, como el que tienen los peces, por lo que los animo a asistir a una representación.

Adaptadores, directores, escenógrafos, marionetistas y los actores de la Comédie-Française, han logrado un espectáculo luminoso, tan divertido como hondo, un verdadero gozo para la vista y el oído.

A Aronnax, se le presenta así el Capitan Nemo en una pesadilla

A Aronnax, se le presenta así el Capitan Nemo en una pesadilla

20.000 leguas de viaje submarino está en cartel en los Teatros del Canal 10, 11,12 y 13 de diciembre de 2020, más información de horarios y compra de entradas pinchando aquí.

Basado en la obra de Julio Verne Adaptación y dirección: Christian Hecq y Valérie Lesort Escenografía y vestuario: Éric Ruf Luces: Pascal Laajili Sonido: Dominique Bataille Creación de las marionetas: Carole Allemand y Valérie Lesort Asistente de escenografía: Delphine Sainte-Marie Asistente de vestuario: Siegrid Petit-Imbert Producción: Comédie-Française, Théâtre du Vieux-Colombier Con la colaboración del Institut Français y de la revista Sapos y Princesas.

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *