Una nueva amiga (Une nouvelle amie), de François Ozon

Una nueva amiga (Une nouvelle amie), de François Ozon

Reservorio de las esencias de la femineidad, ésa es Una nueva amiga, del director François Ozon. Decide ser y podrás ser o bien asúmete y también algo de ti morirá en el intento.

Con Una nueva amiga nos adherimos al templo femenino en su versión más tradicional de enriquecer al mundo con el principio femenino, pleno de matices y reglas no escritas de desarrollo y descubrimiento.

La sensibilidad de François Ozon nos ayuda a desvelar este misterio que nos propone: ¿cómo descubrirse una mujer en el cuerpo de un hombre? Con maestría y saber hacer recorreremos parte del camino, en una prueba al tiempo de la amistad más allá de la muerte.

Claire, Anaïs Demoustier ha amado tiernamente desde su infancia a Laura, Isilde le Besco, que muere prematuramente dejando a su marido David, Romain Duris, al cuidado de la hija de ambos, Lucie, un bebé.

156719.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

David se convierte en Virginia para Claire, poco a poco, haciendo caer los resortes mentales de ésta, en principio refractaria ante la idea. Y la forma que tiene David de develar a Claire es mediante una historia de amor. Entre Virginia y Claire.

Salud y enfermedad se dan de la mano para traernos una visión de las cosas peculiarmente otra, mediante el simple procedimiento de dar la vuelta a una media, por ejemplo.

Esa tierna historia de amor se desarrolla lentamente, muy lentamente, para eclosionar aparentemente sin brillo, pero con todo el fulgor de la luminosidad oculta. Es un brillo opaco como corresponde a un objeto velado.

La presencia de Raphaël Personnaz, Gilles, el marido de Claire, sirve para remarcar y contrastar todo esto que no me atrevería a calificar de embrollo dado el charme francés que lo envuelve todo, en armonía.

160938.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

En un segundo o tercer plano quedan los padres de Laura, los suegros Aurore Clément y Jean-Claude Bolle-Reddat que, al contrario de lo que se podría esperar, no impiden e incluso, en cierta manera, alientan (desde detrás de la cortina).

La película es un prodigio de delicadeza y sutileza interpretativas, que se plasma en el hacer de la pareja protagonista, Claire y David/Virginia. Caracteres dulcemente insuflados por los demás personajes en un ritual de acercamientos progresivos.

Echando un vistazo a la rica filmografía del director, François Ozon, apuntaría aquí solamente el musical Ocho mujeres (2002), para verter en un bello recipiente algunos colores de su paleta.

Algunos quieren aproximar a Ozon, en esta película, a Pedro Almodóvar, pero yo creo que ambos universos narrativos y sentimentales discurren por cauces bien distintos.

Una nueva amiga (Une nouvelle amie) (2014), de François Ozon, se estrenó en España el 15 de mayo de 2015.

Autor

José Zurriaga
Soy José Zurriaga. Nací y pasé mi infancia en Bilbao, el bachillerato y la Universidad en Barcelona y he pasado la mayor parte de mi vida laboral en Madrid. Esta triangulación de las Españas seguramente me define. Durante mucho tiempo me consideré ciudadano barcelonés, ahora cada vez me voy haciendo más madrileño aunque con resabios coquetos de aroma catalán. Siempre he trabajado a sueldo del Estado y por ello me considero incurso en las contradicciones que transitan entre lo público y lo privado. Esta sensación no deja de acompañarme en mi vida estrictamente privada, personal, siendo adepto a una curiosa forma de transparencia mental, en mis ensoñaciones más vívidas. Me han publicado poco y mal, lo que no deja de ofrecerme algún consuelo al pensar que he sufrido algo menos de lo que quizá me correspondiese, en una vida ideal, de las sempiternas soberbia y orgullo. Resido muy gustosamente en este continente-isla virtual que es Tarántula, que me acoge y me transporta de aquí para allá, en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *