Una mirada sobre la Homofobia de José Pascual Abellán y Manuel Álvarez

Una mirada sobre la Homofobia de José Pascual Abellán y Manuel Álvarez

Una mirada sobre la Homofobia, de José Pascual Abellán y Manuel Álvarez, en la imagen los actores  Pablo Castañón y Jesús Sarmient. La imagen es de Sergio Parra

 

¿Dónde radica el origen de tanto odio?

Por Luis Muñoz Díez

 

Bajo el título Homofobia, José Pascual Abellán y Manuel Álvarez, nos presentan una pieza curiosa, y no porque lo que se diga en ella sea nuevo, si no por la forma de contarlo, y de ponerlo en escena. Un trabajo del que se ha encargado uno de los autores, Manuel Álvarez.

El texto es un calidoscopio que encierra varios personajes, en diferentes situaciones, expresa con claridad que la homosexualidad es un tema superado únicamente cuando se presenta en forma abstracta, o que lo sea un miembro de tú familia, pero en las relaciones de amistad entre un heterosexuales y un homosexual, solo se acepta sin problema, cuando se conoce al homosexual de adulto y su condición es obvia, pero cuando se ha dado una intimidad en la infancia o en la adolescencia, y el descubrimiento es posterior. Surge en el heterosexual una sensación de haber sido engañado, e incluso utilizado difícil de superar, y en el homosexual la culpa de haber engañado a su amigo, lo haya deseado o no.

La puesta en escena de Manuel Álvarez es ágil, y sorprende cada vez que los autores deciden dar un giro de 360º. a la obra. Otorgando al espectador la decisión de poner el lindero de una historia con la otra. Pero el mensaje es siempre directo: La homosexualidad sigue siendo un problema en las distancias cortas, hay quien los cataloga directamente de enfermos o viciosos, pero ese discurso es tan evidente, que sitúa perfectamente al lugar del enemigo.

Hay una homofobia más peligrosa que es la que despista con su cara amable, pero que, a la menor ocasión, surge la reacción violenta que aflora el rechazo, quizá por la condena inoculada gota a gota desde el minuto cero de nuestra vida. Esa consigna que condenaba tajantemente el llamado “Pecado Nefando”, silencia al posible Pepito Grillo de la razón, arrasando el aprecio que haya surgido con esa persona, con consecuencias nefastas para quien sufre el insulto o el desprecio, de un fuego que creía amigo.

Mención aparte merece la homofobia entre los miembros del mismo colectivo Gay, que si bien, se comportan como tales, a poco que rasques desprecian a unos porque tienen pluma, a otros por promiscuos. Sencillamente se avergüenzan de su condición, viviendo en pareja evitan cualquier lugar, en que se les pueda confundir con lo que ellos son, y no aceptan.

El texto es muy complaciente para el público gay, con el juego erótico y las fantasías sexuales de la pareja cuando se conocen por una aplicación de contactos, y porque sirve de terapia de autoafirmación de su sexualidad.

La puesta en escena es impecable, presenta la tensión entre unos personajes que se atraen y se rechazan, su lucha, con unos actores bien adiestrados por Juanjo de la Fuente , que llega a sublimarse en los momentos más agresivos, con una coreografía, tan lírica como hermosa de Paula Miguélez, arropados por el buen trabajo de iluminación y sonido de Carla Jiménez.

Al inicio de esta reseña definía el texto de Homofobia, como un calidoscopio que encierra varios personajes, en diferentes situaciones, por lo que Pablo Castañón y Jesús Sarmiento, tienen el reto de variar el registro, para que estos giros sean asumidos por el espectador.

Unos giros que llegan sin previo aviso, lo que me parece un acierto de los autores, así el texto queda más sugerente.

Pablo Castañón entre sus cometidos, encarna un gay pluscuamperfecto, masculino, desinhibido y follador, que sabe que es guapo, y un irresistible objeto de deseo. Al actor de entrada le acompaña el físico, se entrega sin usura a en su interpretación, como lo hace en el giro final de la obra, en un regreso a una falsa realidad, cuando se hace cargo del machito ofendido.

Jesús Sarmiento interpreta con todo acierto una zona de la homosexualidad más oscura. Un personaje con muchos matices, con miedos y reacciones contradictorias, de quien ni se quiere, ni se acepta. Excepto en la vuelta de tuerca final del texto, en una falsa vuelta a la realidad, de la que hablaba más arriba, Jesús se encarga del personaje seguro y positivo, en contra de Pablo, que por un momento se torna como un macho homófobo y agresivo.

Pablo Castañón y Jesús Sarmiento, realizan un trabajo de calidad, se les pide ser luz y sombra, y los dos actores, colorean el contrapunto, hacen diana.

 

DIRECCIÓN Manuel Álvarez AUTORES José Pascual Abellán y Manuel Álvarez ACTORES Pablo Castañón y Jesús Sarmiento FOTOGRAFÍA Y CARTEL Sergio Parra ESPACIO ESCÉNICO Manuel Álvarez CONSTRUCCIÓN MATERIALES ESPACIO ESCÉNICO Estrella Baltasar COREOGRAFÍA Paula Miguélez LUCHA ESCÉNICA Juanjo de la Fuente ILUMINACIÓN, SONIDO Y VIDEO Carla Jiménez PRODUCCIÓN
Manuel Álvarez

Homofobia está en cartel viernes y sábados hasta el 1 de febrero en Nave 73 de Madrid, más información sobre días horarios y compra de entradas aquí.

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *