Una bala en la cabeza (2013)

Una bala en la cabeza (2013)

Acción ochentera de la mano de uno de los grandes del cine de acción.

Jimmy Bobo (Sylvester Stallone), nos traslada a un submundo indescriptible en los bajos fondos de Nueva Orleans, una caverna de chacales, serpientes y tarántulas en el que todo vale y nada es lo que parece. Sicario de profesión, acarrea varias detenciones y condenas a sus espaldas, irreformable, involuble, independiente y gélido como un témpano.

Traicionado por los que parecían ser sus jefes, tras el asesinato de un policía corrupto (Hank Greely – Holt McCallany), presencia la agonía de su compañero de trabajo, Louis Blanchard (Jon Seda), acuchillado a manos de un tiránico asesino con un código moral propio, fijo como el cemento, Keegan (Jason Momoa), ex-miembro de la Legión Extranjera, a quien nada le importa el dinero, y que destruirá cualquier obstáculo que ante él aparezca, papel que de sobra encaja en este actor y modelo, debido a su cuidada constitución física, expresión verbal y su particular fisonomía.

Una bala en la cabeza, Jason Momoa

Jason Momoa, hace de Keegan, un tiránico asesino ex-miembro de la Legión Extranjera.

Dirigida por un polifacético Walter Hill, quien fuera director de agraciados largometrajes como The Warriors (1979), Last Man Standing (1996) o la reciente Invicto (2002); productor de otras tantas como la afamada saga Alien, o Prometheus (2012); y escritor de otras muchas como The Getaway (1972) o la serie Historias de la cripta (1989-1991). El film, como ya he suscrito, nos acerca a la acción que todos esperábamos ver de una vez, en una película de Stallone, ese cine de los ochenta en el que el entramado psicológico, los tiroteos inesperados y el villano de honor que a todos nos encandila, se prestan a ser disfrutados por el espectador, y es que, por si no fuera poco, y algo habitual tratándose de Sylvester, los toques humorísticos están más que asegurados. Ácido, irónico e indiferente, nos arranca una carcajada sin poder evitar ser contagiados por el público que nos rodea.

Una bala en la cabeza

En Una bala en la cabeza, Sun kang es el detective Taylor Kwon y Sylvester Stallone es Jimmy Bobo.

El detective Taylor Kwon (Sun kang, A todo gas 3), antiguo compañero del difunto Greely, llega a Nueva Orleans para investigar el ardid del crimen, sin embargo, como foráneo, no le pondrá las cosas fáciles el departamento local de la Policía, especialmente el Teniente Lebreton (Dane Rhodes). Animado con la idea de encontrar un pez gordo, en la organización para la que trabaja Jimmy, y partiendo de la idea de que el propio Jimmy fue el ejecutor de Greely, se asocia a él, y juntos nos llevarán en los asientos traseros de su coche, para divertirnos con sus conversaciones y malentendidos, con la paradigmática actuación de Sylvester, y la rectitud de carácter de Taylor.

El giro que dará la historia nos hará reconfortarnos en nuestros asientos para no perder detalle. Sarcasmo, violencia racionada, y un malo malísimo tullido de origen centroafricano, Robert Morel (Adewale Akinnuoye-Agbaje), cuya única pretensión es hacer dinero, cueste lo que cueste, junto a su abogado Marcus Baptiste (Christian Slater).

Una bala en la cabeza 2

Sarah Shahi es Lisa, una tatuadora profesional a la que su padre, Jimmy Bobo (Sylvester Stallone), protegerá hasta las últimas consecuencias.

Como no podía faltar en un film de Stallone, la ternura se concentra en el personaje de Lisa (Sarah Shahi), tatuadora profesional, hija de Bobo, a quien este protegerá hasta las últimas consecuencias. De un carácter parecido, pero de obvia vulnerabilidad frente a la figura de su padre, nos hará testigos de su secuestro, y de la resolución del mismo por Bobo y Kwon.

En resumen, esta película, basada en la obra Du plomb dans la tête, no es una película que haya de pasar desapercibida, no solo por su aroma nostálgico y entretenido argumento, sino porque Stallone, cuando hace cine, hace cine de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *