TejidoVIVO, de Santi Senso, o desanudar el miedo

TejidoVIVO, de Santi Senso, o desanudar el miedo

A principios de diciembre, Santi Senso, convocó un WorkShop para quien estuviera interesado en conocer cómo se crea un Acto Íntimo y cuál es su particular lenguaje. Santi Senso es un actor, pero también un personaje. Sobre él se vierten opiniones extremas y controvertidas, que van desde despacharle con un simple “jeta”, a la adoración más extrema. Pocos personajes en teatro tienen un público tan fiel y entregado.

Su secreto es cristalino de entender, pero muy difícil de llevar a la práctica: otorga un lugar al espectador, para provocarlo o para acunarlo, y  es que si de algo estamos carentes en este mundo caótico es de atención.

Senso convocó el WorkShop y a su llamada acudieron muchos interesados, hubo que elegir entre 15, unos eran actores y otros no. Fruto de este trabajo surgió el Acto Íntimo llamado Tejidovivo, que se estrenó el 7 de diciembre en La Nao 8 Teatro. Después de asistir a la representación resultante, creo que puedo escribir sin equivocarme que a todos los participantes les unía un mismo latido y la pregunta sin respuesta de ¿por qué siento vértigo al mirar en mi interior?

Los participantes fueron generosos, desnudaron sus miedos. A veces con temblor, a veces con ironía, su sinceridad los hacía fuertes, moviéndose ante un público receptivo que les escuchó cómplices, haciendo suyas sus dudas, sus afanes, y les devolvió tanto afecto como los integrantes del elenco ofrecían.

12360369_457117957807395_8965017312377686710_nSenso, movió los hilos para dejar el protagonismo a quien lo tenía, que eran Esther Carrasco Sererols, David Jiménez Graindorge, Natxo Franch, Irene Quintana, Oier Madariaga, Ana Busons, Danilo T. Brown, Clara Cremonte, Manuela Ramos, Víctor Morte, Ana Pilar Santos, Carlos Lombao, Pardo María y Paz Ruiz, aunque claro está que la unión, el nexo y el alma mater del acto era Senso, en una función consistente en verbalizar esas mil doce maneras en que han cristalizado las pequeñas maldiciones, que en casi su totalidad proceden de los miembros de la “institución por excelencia”, que no es otra que la familia.

…nunca he dudado en el potente poder de las maldiciones, solo es preciso que te pillen en un momento vulnerable. Las maldiciones se dictan desde las entrañas mismas, y hay en ellas una energía devastadora.

Estas maldiciones de algún modo te ponen alerta, pero hay otras más sutiles que se perciben como goteo que no molesta pero calan, y son las peores, nos las han inoculado quienes estaban llamados a cuidarnos, dejando un árido saldo que no nos permite amarnos.

Han profanado y afeado nuestro auténtico ser, expulsándonos de sus afectos, con un “no te queremos por ser como eres” y no te vamos a dar ni la más leve pista para decirte como hubiéramos querido que fueras.

Si amar y no ser amado duele, no amarse a uno mismo es un dolor sordo, siempre presente porque ataña a lo que en realidad somos.

Una persona que no se ama no puede ser feliz, ni sus poros pueden transpirar bien, ni puede amar, ni puede tener un sexo satisfactorio, y si no lo remedia se pasara toda la existencia buscando a alguien que le conceda el lugar y el amor que le negaron en su infancia, sin lograrlo jamás, porque la única persona que puede aliviar su pena son ellos mismos encontrando la manera de amarse.

He asistido a tantos Actos Íntimos de Santi Senso que he perdido la cuenta, pero quizá este haya sido el más emotivo, porque ponía en evidencia lo escrito anteriormente, el acto fue útil, porque al salir tanto los participantes como el público salieron reconfortados, después de haber dejado tejidas en el aire palabras que cuesta verbalizar, porque solo nombrarlas duelen, y al ser nombrados esos miedos en los participantes y en el público y en mí mismo surgió un sentimiento

Es difícil hacer una crónica de lo que se siente, porque los sentimientos tienen su propio lenguaje, su particular escritura, se escriben con temblores, con risa, con sudor y escalofríos, quedan impresos en los ojos y en la piel.

El 7 de diciembre se estrenó en La Nao 8 Teatro el Acto Íntimo de Santi Senso titulado Tejidovivo, con el propio Senso y con:

Ana Busons

Ana Busons

Ana Pilar Santos

Carlos Lombao

Carlos Lombao

Clara Cremonte

Clara Cremonte

Danilo T. Brown

Danilo T. Brown

David Jiménez Graindorge

David Jiménez Graindorge

Esther Carrasco Sererols

Esther Carrasco Sererols

Irene Quintana

Irene Quintana

Manuela Ramos

Manuela Ramos

María Paz Ruiz

María Paz Ruiz

Oier Madariaga

Oier Madariaga

Natxo Franch

Natxo Franch

Victor Morte

Victor Morte

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *