SITGES 2017 / 04: Ochenteros.

SITGES 2017 / 04: Ochenteros.

Por NACHO CABANA.

Los ochenta crearon una mitología y una forma de ver el cine fantástico que ahora comienza a enriquecerse con una cierta nostalgia digitalizada.

Brigsby bear de Dave McCary es un largometraje prodigioso que mezcla Unbreakable Kimmy Schmidt de Robert Carlock y Tina Fey con El show de Truman de Peter Weir para contar la incorporación a la realidad de un adulto cuyo consumo audiovisual infantil y juvenil se ha limitado a un solo programa de televisión. La ópera prima de este guionista y realizador del Saturday night live te lleva de la risa a la lágrima pasando por la sorpresa en una lúcida afirmación de que un oso mecánico puede ser una guía de vida más útil que la biblia o la constitución. Mención aparte merece el actor Kyle Mooney capaz de mantener el tono exacto en la evolución de su personaje sin caer en la parodia ni en la autocompasión.

Dave made a maze de Bill Watterson es una ingeniosa versión “suequizada” (por utilizar la terminología de Michel Grondy) de El corredor del laberinto de Wes Ball. En ella un treintañero (esta vez sí) integrado construye durante una ausencia laboral de su novia un laberinto con cajas de cartón en el salón de su casa y no puede salir de él. El invento resulta ser (como el arca de Noé de la película de Aronofsky) más grande por dentro que por fuera. La aparición de una serie de amigos de los protagonistas (más un equipo de documentalistas) dará lugar a una aventura muy brillante en su planteamiento estético y visual, con algunos gags memorables (la conversión en marionetas) que, no obstante, pierde un poco de fuelle con la aparición del minotauro, motivo principal del brillante plano final.

Ambas películas son producciones independientes que, no obstante, han gozado un presupuesto al que una producción media europea no se asomará jamás.

El documental King Cohen: the wild world of filmmaker Larry Cohen de Steve Mitchell glosa las hazañas de este director ochentero famoso por rodar sin permiso en los lugares más imprevisibles (durante el rodaje de Q, la serpiente voladora se coló en lo alto del edificio Chrysler con la ayuda de un grupo de policías provocando un pánico callejero que también rodó) al que le falta el punto de locura que sí tiene la filmografía y modos del director de la saga Estoy Vivo. La película avanza prácticamente película por película lo que la hace más larga y premiosa de lo deseable.

Los 90, con su personalidad, fueron ya otra cosa.

 

 

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *