Sergi Pérez: “Con ‘El camino más largo para volver a casa’ hemos querido abstraer la emoción”

Sergi Pérez: “Con ‘El camino más largo para volver a casa’ hemos querido abstraer la emoción”

La ópera prima de Sergi Pérez, El camino más largo para volver a casa, nos ofrece un estremecedor retrato de un personaje a la deriva. Cualquiera que haya pasado por una depresión profunda se puede ver reflejado de una manera u otra en el protagonista, un hombre trastornado por la ausencia de su mujer que intenta volver a su hogar vacío y  desordenado, pero al que las circunstancias y su propia confusión mental parecen ponérselo cada vez más difícil. La cinta se podría emparentar con algunas obras clave del indie norteamericano que han retratado a individuos que han perdido el norte como Keane, la notable película de Lodge Kerrigan, o dos de los mejores largometrajes de Kelly Reichardt,  Old Joy o Wendy y Lucy, aunque el propio realizador mencione a Haneke, Von Trier, Bergman y Antonioni. Referencias aparte, el filme demuestra el talento de Pérez para crear una atmósfera extraña que capta perfectamente el estado de completo desconciert. El director catalán, formado en la prestigiosa ESCAC, nos cuenta en la siguiente entrevista alguna de las claves de uno de los mejores filmes españoles de este 2015.

¿Qué te lleva a plantearte rodar esta historia sobre un hombre a la deriva?

No me imagino un proceso creativo sin plantearlo desde la experiencia personal, supongo que la necesidad de buscar verdad a partir de mis vivencias.

¿Qué claves le diste a Borja Espinosa para que interpretara el protagonista?

Fue un proceso extraño porque Borja vino antes que el guión y, de alguna forma, yo reescribí la película pensando en él, observándolo y analizándolo, su comportamiento y su forma de moverse. Creo que en la película se nota la cesión de todo protagonismo hacia él.  Él  lo lleva todo porque puede aguantarlo. Al fin y al cabo es un película muy subjetiva, vivida desde dentro de él, así que creo que fue una buena decisión quedarnos más invisibles a favor de su presencia. Las instrucciones fueron muy claras, de alguna forma el camino era muy claro, volver a casa, y todo lo que se encontrará en medio tenía que ser arrollado en caso de que obstaculizara el objetivo.

¿Por qué decides no explicar demasiado lo que le ha ocurrido a la protagonista?

Queríamos abstraer la emoción, no contextualizarla, de alguna forma si poníamos el accidente o explicábamos las heridas la película nos bajaba cualitativamente… preferimos jugar con pistas, con elementos como el símbolo o la metáfora para llenar esos vacíos. Buscábamos un espectador más activo, que rellenase esos espacios, así cada uno podía utilizar su historia y poder sentirse identificado más rápido si cabe.

Se ha hablado mucho de la influencia de alguno de los Dardenne y Kelly Reichardt, pero a mí la película me ha recordado en algún momento a Keane. ¿Qué películas tenías en mente a la hora de dirigir esta película?

Keane no la había visto hasta que en Filmin también la nombraron. En un inicio teníamos a Kelly Reichardt y a Sean Durkin como referencias cuando concretamos el proyecto en Verkami. Pero he de reconocer que cuando comenzamos a rodar todo desapareció y no pensé en nadie. Supongo que de alguna forma esa educación sentimental que me ha formado (Haneke, Von Trier, Bergman, Antonioni) sale de forma instintiva… no sé. Los referentes vinieron después, en las entrevistas y los coloquios.

¿Por qué decidiste que el protagonista tuviera una fijación casi obsesiva por volver a casa?

Me encanta, define una línea muy recta donde el espectador sabe los límites de la historia: llegar a casa como historia universal. La obsesión por un elemento tan sencillo me emociona sobre todo porque compensa y equilibra el conflicto interno tan grande.

¿En qué medida el perro simboliza a la esposa ausente del protagonista?

El perro comienza simbolizando toda su realidad para convertirse en él. El perro debe mirarse como metáfora, no quedarse sólo con la capa externa, porque la visión de la película resultará más incomoda de lo que es, y se perderá la belleza y, aunque parezca contradictorio, la humanidad del acto final.

Tú película ha sido rodada gracias al crowdfunding, ¿en qué medida crees que es un buen método de financiación para el cine independiente?

Es otro método, tal vez más duro en aspectos económicos y logísticos, pero con más libertad tal vez, supongo que por eso va tan vinculado al indie.

¿Qué opinas del denominado cine low cost que ha vivido un auge con la crisis económica?

Como etiqueta me parece un poco reduccionista (acumula mucho estilos y lenguajes), pero me encanta como respuesta de una necesidad de hacer cine aunque la coyuntura no ayude.

Autor

Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *