Pink Unicorns, de La Macana. Una pieza vigorosa y divertida, que invita a vivir

Pink Unicorns, de La Macana. Una pieza vigorosa y divertida, que invita a vivir

En la imagen Paulo y Alexis Fernández, hijo y padre en “Pink Unicorns”. Una creación de Caterina Varela, Alexis Fernández y Samir Akika, que nos presenta La Macana.

 

 

Por Luis Muñoz Díez

La compañía gallega La Macana, presenta en Madrid su creación Pink Unicorns, dentro del festival Territorio Danza de la Sala Cuarta Pared. La Macana fue fundada por dos creadores e intérpretes Caterina Varela y Alexis Fernández en 2009. Su vocación internacional y la colaboración con otros artistas, es norma en su labor.

Si marco la vocación internacional, y la regular colaboración artística de La Macana, es porque en Pink Unicorns, sin bien, la creación de la pieza la firman Caterina y Alexis, lo hacen con su invitado, el coreógrafo francés Samir Akika, al proyecto se une la escenografía de Tilo Schreieck, y el diseño de iluminacion de Alfonso Castro.

En el escenario está Alexis, acompañado por su propio hijo Paulo. En el programa de mano lo describen con acierto como: “Un espléndido, atlético y creativo Paulo Fernández, de catorce años”.

Paulo da la talla, superando el listón que significa medirse sobre un escenario artista gallego de origen cubano Alexis Fernández, haciendo alarde ambos, de una complicidad excelente.

La pieza ahonda en la relación de rivalidad que se establece entre padres e hijos, cuando estos rozan la adolescencia. Una lucha desigual, porque los padres cuentan con la experiencia que les vuelve vulnerables y tolerantes, aunque muy pesados, frente a los hijos que establecen una lucha cuerpo a cuerpo, sin respiro ni descanso. Una batalla sin vencedores donde los hijos tienen todas las de ganar, cuentan con más salud y más energía.

 

Paulo Fernández y Alexis Fernández, hijo y padre en “Pink Unicorns” el trabajo que nos presenta La Macana.

Alexis Fernández y Paulo Fernández, padre e hijo en “Pink Unicorns” el trabajo que nos presenta La Macana.

 

La obra se titula Pink Unicorns, porque es el icono tiene el hijo como fondo de pantalla. Aunque, la relación que nos muestran es un cuerpo a cuerpo entre padre e hijo, sin sofisticada tecnología de por medio.

El padre sirve de perfecto esparrin para su hijo, encajando sin tambaleo la batería de retos con los que le desafía. Representando al padre ideal que nos propone el imaginario colectivo: fuerte y brillante, que con sus actos estimule en el hijo el deseo de superarlo, con el objetivo inconfesable de poder mirarle desde arriba.

Los creadores Caterina Varela, Samir Akika, Alexis Fernández, logran la mezcla exacta de sumar danza, gesto, teatro físico y bufón, con el toque guasón y optimista del caribe.

Sobre el escenario Alexis y Paulo Fernández ofrecen un recital de posibilidades para transmitir todo un amplio abanico de estados y sentimientos, en una actuación hipnótica que te deja pegado a la butaca.

Los dos artistas realizan un trabajo artístico extraordinario, que pone de manifiesto una preparación impecable, desafiando los límites del esfuerzo físico, hacen alarde de una vitalidad apabullante. Logrando una función vigorosa y divertida, que invita a vivir.

 

Paulo Fernández y Alexis Fernández, hijo y padre en “Pink Unicorns” el trabajo que nos presenta La Macana.

Paulo Fernández y Alexis Fernández, hijo y padre en “Pink Unicorns” el trabajo que nos presenta La Macana.

 

Título: Pink Unicorns Creación: Caterina Varela, Samir Akika, Alexis Fernández Intérpretes: Alexis Fernández y Paulo Fernández Dirección de Producción: Caterina Varela Diseño de iluminación: Alfonso Castro Espacio: Tilo Schreieck Vídeo promocional: Martina Plura Una producción de La Macana en coproducción con AGADIC, Theaterim Pumpenhaus y Theater Bremen.

En cartel 11 y 12 de octubre dentro del festibal Territorio Danza en la Sala Cuarta Pared de Madrid. Más información de fechas horas y compra de entradas aquí.

 

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *