Oxígeno, nitrógeno y argón

Oxígeno, nitrógeno y argón

Era la rubia más guapa de la Facultad y no dejaba indiferente a ningún alumno ni profesor. Coincidimos en varios exámenes y nos hicimos amigos.

Una tarde nos acercamos a una de las terrazas de Rosales con la idea de corregir exámenes mientras nos tomábamos una horchata. La contemplación de la perfección de su rostro me impedía concentrarme en las respuestas. Me bebí dos horchatas seguidas sin dejar de mirarla. Pasaban los minutos y debo admitir que no sabía cómo conquistarla. Esa noche tuve un sueño que puse en práctica unos días después. Compré una botella de champán en El Corte Inglés y le dije que tenía que contarle el argumento de la novela que quería escribir. Ella accedió a quedar conmigo sin ningún examen como excusa. Nos sentamos en un banco del Parque del Oeste. Abrí la bolsa que llevaba conmigo, saqué la botella, la descorché ante su sorpresa y llené dos copas que había comprado en el mismo centro comercial.

¿Por qué quieres brindar?, me preguntó sonriente. Por mi novela y su protagonista femenina, respondí sin apartar la mirada de sus ojos verdes. ¿Vas a secuestrarme, como Paris a Helena?, dijo deletreando casi cada palabra. Prefiero bailar contigo tu canción favorita sobre esta hierba, dije mirando alrededor.

Unos minutos después nos besábamos mientras los últimos rayos de sol desaparecían entre su pelo y mi mano.

 

Autor

Justo Sotelo
Novelista y catedrático de Política Económica, es profesor en los prestigiosos ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía y decenas de artículos, así como cinco novelas (La muerte lenta”, 1995, “Vivir es ver pasar”, 1997, “La paz de febrero”, 2006, “Entrevías mon amour”, 2009 y “Las mentiras inexactas”, 2012), sendos ensayos sobre los escritores Manuel Rico, 2012, y Haruki Murakami, 2013, y un libro de microrrelatos, los "Cuentos de los viernes", 2015. En la actualidad está escribiendo un segundo libro de microrrelatos: "Cuentos de los otros" y una nueva novela.

5 comments

  • Un cuento basado en la mitología griega, en los personajes de Paris y Helena, sobre los cuales el alemán Gluck compuso la tercera de sus óperas; un secuestro por amor, tema candente en la literatura mundial. Paris encuentra la belleza de Helena y se queda admirado y asombrado al encontrarla en palacio. En cierto modo, Justo nos invita a relacionar el relato por intertextualidad a su famosa novela “Entrevías mon amour” donde resuenan las óperas del mismo compositor.

    Surge la contemplación a través de la estética y la belleza y aparece una vez más Umberto Eco bajo el telón de fondo, el filósofo, medievalista, massmediólogo, conferenciante, y profesor, como el destacaba en el proceso histórico la imposición de las diferentes ideas del arte y venía diferentes cánones, vínculos y conexiones.

    Aparece una vez más reflejada, la Teoría de la novela de Luckács y del personaje donde surge la idea del héroe problemático dentro de un mundo complejo, tal vez uno de los problemas que se mencionan en otra de sus novelas “Las mentiras inexactas” en la que se discute el futuro de este género por un a lado, y por otro, se lanza una apuesta realista de Lukács hacia la creación estética considerándola homóloga hacia la realidad.

    ¿Qué significan los”ojos verdes” y el champán, símbolos que abundan en la posmodernidad donde la realidad y la ficción se funden en el mismo plano? Los ojos verdes, tal cual, son reflejo de los poemas reflejados en “Hojas de hierba” de Whitman. Al igual que, Los ojos verdes, es el título de uno de los cuentos del libro de leyendas de Bécquer donde sobresalen los espíritus femeninos de las aguas. El agua como símbolo de agua y el color verde el de la esperanza implican una apertura del autor hacia la felicidad transmitido o expresado por medio de un brindis con champán. Dos copas, burbujas flotando, una canción, un baile sobre el verde esmeralda de la hierba y el resplandor del sol.

    ¿Qué es lo que realmente se representa en cada una de sus novelas y de cada uno de sus cuentos, ¿el sujeto y la realidad se representan y se simbolizan a través de la pura ficción donde el amor queda flotando?

    Enhorabuena Justo por este delicioso cuento que nos cautiva y ensordece el Alma y llena el corazón…El cuento es una verdadera maravilla. Un abrazo.

    Contestar
  • Justo

    Yo también brindo por ti, Almudena, como dices tú, un brindis con champán. Dos copas, burbujas flotando, una canción, un baile sobre el verde esmeralda de la hierba y el resplandor del sol. Gracias, un abrazo.

    Contestar
  • por la unión de los contrarios, ambos necesarios… más la intervención onírica
    maestra en ardides y conexión de cabos sueltos, el deseo se vio materializado
    acabando en el brindis fulguroso, de cuyos destellos argónicos y burbujas casi
    más mágicas que cósmicas, sólo los cuerpos dan cuenta, en forma y medida
    por medio de los elementos semiconductores actuantes, como muy bien les
    ordena la química, ama y señora de sus voluptuosidades, acciones u omisiones

    Roranna-050816-12h.

    Contestar
  • ~Esencia, es lo que tienen tus letras que sin saber lo que cuenta Almudena que sirve como referencia… Más allá sin ningún conocimiento, se disfruta el cuento por lo exquisito de tu deletreado… Surge suave y acompasado como ese baile, y la unión de sus labios…!~

    Saudy ~_~.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *