Oda a Juan Gabriel por Daniel María

Oda a Juan Gabriel por Daniel María

Moriste lejos de México

para que tus huesos cantaran

la última ranchera:

que digan que estoy dormido

y que me traigan aquí,

rogaba tu cuerpo silencioso

bajo el cielo de Santa Mónica,

pues habría de ser estribillo hasta tu muerte.

 

Repertorio para amar son tus canciones,

para aprender del fracaso y de la pérdida,

para beber cuanto acontece,

alzar la copa en la alegría y en el llanto,

querer para ahogar la soledad,

ser querido y sentir que no hace daño

la noche que nos besa la boca.

 

Nos dejan de querer un día y un día, también,

ya no amamos tanto ni tan poco;

pero extrañamos, porque es amor la derrota,

y encontramos en las manos un vacío que nos llena

el puño con que golpeamos el alba.

Erramos, Juan Gabriel, todos erramos.

Noche tras noche, caray, noche tras noche.

 

¿Para qué, para qué, para qué llorar?

Tienes razón; pero se me olvidó, otra vez,

que solo nosotros quisimos

en el mismo lugar y a la misma hora.

Y aunque nos volvemos insensibles

a heridas de amor, la piedra del deseo

vuelve a nuestros pies y tropezamos

con el recuerdo y la tormenta.

 

Sabemos que las estrellas son te quieros,

pero nos invade algunas noches

el deseo de un abrazo.

Y rogamos, a luna en grito,

que el tiempo se detenga.

Supongo que así nacen las baladas.

 

Darlo todo por volver es peligroso,

no hay riesgo mayor que amar eternamente.

Y, sin embargo, damos la vida a cada rato

por evitar que termine lo que empieza.

Qué no diera yo,

todo por volver.

 

Malditos dioses que juegan a ganar

cuando se llevan de este mundo a los poetas.

Maldigo el paraíso al que te llevan,

maldigo los tragos con que brindan

tu chaleco de gasa y lentejuelas.

Y bendita sea la muerte,

tan pinche y generosa,

que hace única esta vida.

Mientras llegas al concierto,

que sepan todos que hoy tomé,

que hoy me emborraché por ti.

Autor

Daniel María
Daniel María (Agulo, La Gomera, 1985) es actor, escritor y guionista. Colabora en Tarántula, Fogal, Revista de la Academia Canaria de la Lengua, Qué Leer y El Perseguidor, entre otros medios. En 2013 obtuvo el Premio Paco Rabal de Periodismo Cultural Joven Promesa y el Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez. Autor de los poemarios Hilo de cometa (2009) y flor que nace en los raíles (2015), el libro de cuentos (De)función cómica (2009), el estudio El caso de la película imposible: El extraño viaje (2011) y las novelas El hombre que ama a Gene Tierney (2013), Premio de Edición Benito Pérez Armas, y Un crimen lejos de París (2014). Posee, entre otros, el Premio Internacional Jóvenes de la Macaronesia de Poesía (2005) y el Premio Félix Francisco Casanova de Poesía (2007).

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *