Nacho Vegas, de lo particular a lo universal

Nacho Vegas, de lo particular a lo universal

Nacho Vegas acaba de publicar Resituación (Marxophone), un álbum en consecuencia evolutiva con su “yo creador” y su “yo humano” y a la vez continuista en su manera y ejecución musical y literaria. Había esperado pacientemente mi ocasión para quedar con él y aprovechando sus jornadas promocionales escribí a su oficina. Me dijeron que tenía media hora y yo acepté, cómo no. Aquí el amigo, desde hace ya unos años forma parte de mi personal eje de calidad; me parece que el asturiano está al nivel de referente en cuanto a actividad y contundencia creativa y en cuanto a actitud también. Una lástima lo limitado del tiempo, no es fácil conectar de primeras con alguien como Nacho Vegas, y cuando parecía que empezaba a fluir y a entrar en campos afines nuestra charla hubo que cortar. Espero haya más ocasiones, tiene pinta de ser un buen tipo. La “entrevista” comenzó en el ascensor de Gran Vía 69, donde se encuentra el despacho de I´m an artist, junto con Andrea Silván, joven y extraordinaria fotógrafa, amiga y un trabajador de Correos, bajando a una terraza en Leganitos…

DelRoto: Tenía ganas de conocerte…

N. Vegas: Aquí estamos…, ¿para qué medio es?

DelRoto: Revista Tarántula…, ¿tienes mucha movida o qué?

N.Vegas: Sí, esta semana sí, venimos de Barcelona, pero bien, por la mañana estoy más fresco, ya a media tarde empiezo a ser absurdo…

DelRoto: ¿Cómo que absurdo?

N.Vegas: Absurdo contestando, hablando demasiado y contando historias muy poco interesantes…

DelRoto: ¿Eso te lo notas no?

N. Vegas: Sí, son situaciones donde no te puedes quedar callado y…

DelRoto: Pero está bien replantearse el propio discurso.

N.Vegas: No, pero si a mí me gusta hablar sobre mi trabajo, pero cuando estás mucho tiempo te cansas de ti mismo…

DelRoto: Quizá eso no pase solo con las entrevistas, en el trabajo también puede pasar, aunque en tu caso no parece, el método que tienes lo estás estirando porque funciona…

N. Vegas: ¿El método? No tengo ningún método tío…

DelRoto: Me refiero más bien a tu equipo…

N. Vegas: Sí, eso sí. Tengo la suerte de trabajar con músicos y con la gente de la oficina que molan…

DelRoto: La relación del autor con su obra es importante, no siempre es lineal, tanto en el proceso como cuando concluye dicho proceso…, es una relación conflictiva incluso.

N.Vegas: Sí, es inevitable…, pero, ¿a qué te refieres? ¿A las circunstancias privadas del autor respecto a la obra o con qué?

DelRoto: Sí, eso forma parte, es un estímulo más que condiciona. Me refiero más que a la circunstancia personal a la relación “sentimental”, cómo te planteas su crecimiento, la evolución de tu relación con una canción, con un disco finalmente, pero partamos de una canción…, al principio nace de una forma que muchas veces nada tiene que ver con su forma final, según crece te vas enamorando, desencantando, peleando con ella, no creo que sea lineal aunque tampoco sé cuál es tu caso…

N. Vegas: Tiene algo de obsesivo…, mucho de obsesivo… pero es una obsesión bastante sana porque te ayuda a ampliar miradas, a dejar de mirarte al ombligo; aunque sea paradójico ya que es una obsesión la canción es una mirada hacia fuera, es una mirada diferente, que no sabrías adaptar si no fuera porque está dentro de la canción, igual que cantas las cosas que no sabes expresar verbalmente en una conversación cotidiana.

DelRoto: A veces se puede pensar que son herramientas…

N. Vegas: Tampoco me gusta verlo así porque tampoco tiene una utilidad…, es decir, no es algo utilitarista la música…

DelRoto: Yo me refiero a una herramienta más espiritual, no tanto mecánica ni productiva…

N. Vegas: Sí, yo me refiero a que cuando haces música no piensas en ella como algo funcional, aunque sí puede tener una función después, a posteriori…, a todos nos sirve la música para algo.

DelRoto: Por supuesto, yo no hablo tanto de la inspiración como de eso, de la función misma de la canción, no qué lo provoca sino lo que provoca, que a nivel personal en un autor puede ser una manera de conocerse mejor, de sacar algo que tienes dentro que cuando se va de ti es más visible, para uno mismo y claro, para los demás, allí ya depende de la interpretación de cada uno. Si una canción posee fuerza es porque alguien es capaz de identificarse con ella…

N. Vegas: Sí, las canciones son necesarias, las canciones de otros son algo que tiene muchísima fuerza, no es algo tan útil como necesario. La relación que uno tiene con la música es muy parecida a la que uno tiene con los sentimientos fuertes, con el amor o algo así, es algo que no le buscas ninguna finalidad pero que sientes una urgencia y una necesidad de sentirlo. Cuando haces música no es muy diferente a cuando la sientes.

DelRoto: Más allá del ritmo, de la melodía, de la armonía, algo que puede tener un peso más sustancial con la propia música…, hablando de tus canciones, está el texto… Creo que eres uno de los mejores escritores en activo de este país actualmente…

N.Vegas: No diré tanto…

DelRoto: La potencia del texto es genial, eres un gran retratista tanto de ti mismo como de toda esta gente que anda por aquí y por allá…

N. Vegas: Yo siempre hablo de mi vida en mis canciones porque es lo que mejor conozco y uno tiene que hablar de lo que conoce, pero tu vida se transporta de una manera muy amplia. Cuando empecé a escribir canciones partía siempre de la primera persona y bueno, hay un proceso de autoconocimiento a la hora de escribir canciones donde descubres cosas que incluso no sabías que estaban ahí, pero también me di cuenta en un momento de que la vida no es solo tú sino la gente que te rodea, lo que tienes alrededor, el mundo en el que vives y por eso puedes mirar de mil maneras diferentes a las mismas cosas. Hacer una canción es eso, contar lo mismo de diferente manera cada vez…

DelRoto: ¿De verdad lo piensas de esa manera tan categórica? Lo mismo, lo mismo…

N. Vegas: Me refiero a que hay cuatro o cinco temas universales que se pueden abordar desde perspectivas muy diferentes…

DelRoto: Partiendo de la vida y la muerte para abajo…

N. Vegas: Exactamente. Tú puedes escribir por ejemplo sobre una relación amorosa desde puntos de vista totalmente diferentes. No es lo mismo una relación de amor entre gente de clase muy alta que entre gente que esté sufriendo agresiones a diario. El amor depende de la hostilidad del mundo que te rodea, que ahora además es bastante hostil. El capitalismo salvaje lo que hace es que sean mucho más difíciles las relaciones humanas y por eso aunque siempre hables de relaciones humanas puedes abordarlas desde diferentes perspectivas, y yo de lo que hablo es de lo que veo a diario a mí alrededor…

DelRoto: Sí, hay gente más preparada para asimilar los golpes…

N. Vegas: Forma todo parte de una cuestión cultural y educacional y social también. La dimensión social es importante por eso, yo en estos últimos años he visto como amigos y parejas de amigos míos se rompían y lo estaban pasando muy mal a un nivel emocional porque estaban recibiendo muchos golpes desde fuera y hay veces que eso no depende de lo fuerte que seas tú emocionalmente o psicológicamente, sino de que el mundo afuera es hostil. Me apetece más ahora retratar esa hostilidad exterior que las relaciones desde un punto interno…

DelRoto: ¿Te sientes más cercano del poder legislativo, ejecutivo o judicial? Se supone que la “amada” división de poderes es equitativa y funciona pero ya vemos que no…

N. Vegas: Yo creo en el poder social que es el que deberíamos adoptar; esa división de poderes es una farsa que no es efectiva en la realidad. Al final siempre hay que estar en contra del poder porque la historia la escriben los poderosos, a mi me interesa más lo que está abajo…

DelRoto: Que es lo que sostiene…

N. Vegas: Me interesa más la dimensión social que la histórica…

DelRoto: Ahora sin embargo cabe tener cierta esperanza en lo que parece ser una respuesta digna de la justicia a las barbaridades que están sucediendo, hay gente que lo está haciendo bien, con dos cojones, se la están jugando…, igual yo soy demasiado crédulo…

N. Vegas: ¿A qué te refieres? ¿A algún juez en concreto?

DelRoto: Los Castro, Ruz, Silva, Pedraz…

N. Vegas: Pero son las excepciones, al final el poder siempre está hecho para los de arriba no para los de abajo.

DelRoto: Sí, pero son excepciones que dan esperanza. Las excepciones siempre son ejemplos mucho más poderosos que lo común, así como en la vida social y política como en el arte. Una excepción siempre te va a revolver más el alma que lo establecido, por  ejemplo, es mucho más atractivo Screamin´ Jay Hawkins que un hit programado que parte de una moda común.

N. Vegas: Además esas excepciones apelan siempre a una mayoría, al final somos más. Es verdad que ahora se da esta paradoja, estamos en un momento en el que se siente cierta ilusión por superar esta situación, ves gente más empoderada que hace cinco o diez años, el ambiente general era más de resignación que ahora, eso es algo que me interesa y por eso he cambiado mis letras es estos últimos años.

Nacho Vegas cuerpo

DelRoto: A ver si este disco es un acontecimiento que pueda sumarse a toda esta conciencia que parece estar cambiando y se resitúa el asunto…

N. Vegas: Yo lo veo como parte de algo. No sé si la música tiene la capacidad de cambiar las cosas pero sí por lo menos de testimoniar lo que está pasando. La música siempre dice mucho de la situación en donde nace, en toda la historia de la música popular sucede. Creo que se puede buscar otro relato de la historia buscando la música a través del tiempo, en cualquier tipo de música popular, no digo música que tenga un contenido explícitamente político o social, la música siempre dice algo del mundo en el que vives.

DelRoto: Yo creo que sí que puede cambiar a la peña la música, la literatura…

N. Vegas: Tiene la capacidad de hacernos sentir vivos y eso es muy importante como punto de partida, como motor de cambio. Sin la música todos estaríamos un poco más muertos pero por eso existe en todas las sociedades, no creo que haya una sociedad, una cultura en el mundo y en la historia que carezca de ella…, incluso la música popular es anterior al lenguaje…

DelRoto: Sobre todo el ritmo que fue lo primero, lo que tiene más peso biológico, luego ya el leguaje armónico y melódico y el literario, cuando se suman…, sobre todo este último, es el complemento perfecto. Una buena canción con una letra potente es ya algo maravilloso…

N. Vegas: Hay algo mágico en las canciones que es cuando se juntan ritmo, armonía, melodía y lenguaje, las palabras, que juntan un todo que sublima, que trasciende el lenguaje,  que de por sí tiene un montón de posibilidades…, a mí me encanta, yo estudié lingüística, pero ya te digo, queda sublimado en una canción conformando un todo, y eso se actualiza con la interpretación, por eso la música es algo vivo; la música popular no es una partitura y un texto…

DelRoto: Es algo que contiene mucha más fluidez, te llega a sorprender a veces, en el estudio…

N. Vegas: En cada canción siempre hay algo de eso, una chispa que resulta mágica, que resulta inexplicable, que no sabes muy bien por qué sucede. De repente hay una conjunción que expresa algo que no podrías expresar de otra manera y lo percibes de una forma muy desde dentro, muy visceral, que habla de la vida, que celebra la vida en un sentido amplio.

DelRoto: Celebra la vida, me gusta…

N. Vegas: Si, la música es siempre una celebración de la vida, debe ser así, incluso aunque hable de algo muy oscuro y doloroso…, todo forma parte de ello…, incluso cuando se habla de la muerte se está celebrando la vida.

DelRoto: Una vez se me pasó por la cabeza una mini reflexión versificada muy al caso que dice lo siguiente: “La muerte es la sal de la vida”.

N. Vegas: Absolutamente. Es lo que te decía antes del amor, todo lo importante acaba muriendo, nada es eterno. Paradójicamente las cosas más poderosas son las más frágiles, por eso te vuelvo a comparar el amor con la música. El amor es algo que tienes que cuidar todo el tiempo porque se puede romper en cualquier momento y con la vida pasa lo mismo. En ambos casos requiere una generosidad y un esfuerzo diario y por eso lo comparo con la música, igual que una relación tienes que cuidarla a diario, porque si das cosas por supuestas posiblemente estés minando esa relación, con la música tienes también que renovar tu mirada a medida que vas haciendo canciones. Tienes que intentar cada vez que haces una canción nueva que sea como la primera, cuando estás en un concierto interpretar una canción como si fuera la primera vez, aunque sea una canción muy antigua, y eso hace que suceda algo que cree incluso cierta sensación de peligro, de vida.

DelRoto: Creo que tiene mucho sentido lo que acabas de decir para los que te escuchamos porque, a pesar de sentir latente una fragilidad en ti, esta fragilidad está sostenida en una fortaleza muy grande y por eso funciona. Ese amor por renovarte y ofrecer algo como si fuera lo primero creo que es una clave de fortaleza, acabo de entender muchas cosas.

N. Vegas: Y esa fortaleza se sostiene por el hecho de dudar continuamente, de cuestionarlo todo. Las canciones también son una manera de cuestionar el mundo y cuestionarte a ti mismo, así es como se avanza.

DelRoto: Y todo eso genera certezas como la que acabas de decir. A través de la duda, que creo que es el estado natural humano se crean certezas que son al final las que te mueven y conforman, con las que dejas huella. Me encanta lo que acabas de decir, me ha abierto una ventanuca… Por cierto, tu tierra me gusta mucho, la tengo mucho cariño y me da a mí que a ti te pasa lo mismo…

N. Vegas: Si, yo vivo en Gijón, he vivido siempre ahí, aunque paso mucho tiempo en Madrid, en la oficina y bueno tengo la suerte de poder moverme por el trabajo pero creo que es importante saber de dónde vienes para ir a algún sitio. Para llegar lejos tienes que saber que hay un punto de partida. El destino es algo más incierto pero el origen si que tienes que tenerlo claro.

DelRoto: Me gusta mucho la raíz que transportas en tus textos, todos eso lugares o nombres autóctonos de tu tierra…, siempre me hacen mucha gracia los nombres de los sujetos que escoges para personificar las historias que cuentas, no sé si serán conocidos tuyos o si son nombres aleatorios…, pero eso, me gusta mucho que tengas raíz en tu obra. Ahora la gente no sé si es que ve muchas películas o series americanas que parecen estar convencidos de que tienen una pistola en la guantera de su cadillac…

N. Vegas: (risas) ¿Qué, la compraste en l´Fnac la pistola o qué?

DelRoto: Es verdad que la cultura americana es muy potente y está en todos lados, seguramente sea un ejercicio de estilo y ya te digo, que ven muchas películas, algo que es legítimo, pero echo de menos la raíz…

N. Vegas: Claro, vivimos en un mundo globalizado en extremo. A mí personalmente con este disco y con otros, pero sobre todo con éste he tenido muchas críticas que dicen que es demasiado localista por mencionar lugares concretos y tal y me dicen: “¿pero crees que lo entenderá la gente de Méjico?” Y a mí me parece muy extraño porque es un punto de partida que cualquiera puede sentir. Yo cuando escucho canciones escritas en sitios muy lejanos también agradezco que haya estas pistas, al final todo se proyecta de lo particular a lo universal. Estas pistas sirven para impulsarte y llegar muy lejos, pero si no tienes ese punto de partida estas un poco más perdido. No entiendo criticar el localismo en la música pero es algo que llevo escuchando ya muchísimo tiempo. Siempre cuento la anécdota, y ya la he contado varias veces en esta promoción que cuando hace diez años yo salía con una chica que vivía aquí en Madrid y trabajaba en Sony y me contaba las reuniones de marketing y en ese momento sacó su segundo disco La Oreja de Van Gogh, el que petó, y en ese disco había un superéxito que se llamaba La Playa y el grupo lo había llamado La Playa de la Concha pero en una reunión decidieron que ese nombre era demasiado localista y lo dejaron en La Playa y a mí me parecía que había que ser paleto para pensar así porque si te basas en esos argumentos tirarías un montón de discos de música popular importantísimos…, me imagino a Bruce Spreesting llegando con el Nebraska a las oficinas de la CBS y que le dijeran eso…

DelRoto: Viendo el reloj quisiera hacerte una última propuesta, quisiera hacer una quiniela contigo…, una manera de jugar al azar con una base…, tampoco teórica, pero bueno, son partidos de fútbol, por lo menos localizas la suerte, es una forma localista también de jugar suerte…, creo que os toca contra el Sabadell. Haz tú la primera columna y yo la segunda…

N. Vegas: Hace mucho que no hago una quiniela tío…

DelRoto: Prometo huir si ganamos….

N. Vegas: ¿Pero cómo se hace? ¿Se hacen dos columnas?

DelRoto: Si quieres hacer dos…, yo siempre hago una pensando y la otra automática…, como son a veces las canciones. No sé, pensé en pillar la Primitiva, no sabía si te iba más la numerología o la Liga BBVA y la Liga Adelante…

N. Vegas: No, está bien. Voy a poner lo que me gustaría…, el Levante nada, el Levante no me gusta, recuerdo un tiempo que pasaba mucho por Valencia porque salía con una chica de ahí y recuerdo que había un jugador que se llamaba Salva que era un fascista de la hostia y… El Rayo, El Rayo, soy rayista total…, Real Sociedad va a ganar…, Real Madrid a ver…, puse que va a ganar el Real Madrid…, ¿por qué tío…? El Recreativo está ahí también, ¿qué nos conviene…?

DelRoto: Lo que te gustaría has dicho…

N. Vegas: Lo que me gustaría, es verdad, vamos a poner empate… Girona-Mirandés…, para el Mireandés…, a tomar por culo el Hércules…, Córdoba-Alcorcón…, tiene que ganar el Córdoba…

DelRoto: Venga Nacho, te dejo el pleno al 15, aquí abajo…

N. Vegas: Betis por supuesto… Haz tú la tuya pero sin mirar la mía a ver si coincidimos, pero no te dejes guiar por el corazón, hazlo con la cabeza…

[…]

DelRoto: Ahí está…

N. Vegas: ¿Coincidimos en algo?

DelRoto: Bueno, bueno…, parecido…

N. Vegas: ¿Cómo que empata el Sporting? Me cago en dios…

DelRoto: Igual es la clave… Bueno Nacho, encantado…, y te avisaré si ganamos, lo de huir era una broma…

N. Vegas: Eso espero…

Autor

Luis DelRoto
Autor e intérprete de canciones interesado en todo lo que se mueve alrededor del mundo de la creación artística, con especial devoción por el lenguaje musical, cualquiera que sea su fórmula o dirección. Sensible al cambio y a la tradición a partes iguales, es consciente de los rangos de calidad e importancia social de cada estilo y disciplina. Busca diferenciarse del modelo clásico de periodista especializado para sustituirlo por el de músico infiltrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *