MOTEL-OH de Félix Estaire

MOTEL-OH de Félix Estaire

Por Luis Muñoz Díez

Dentro del IV ClasicOFF – Festival Experimental de Teatro Clásico de Nave 73, se ha representado los días 24 y 25 de julio, MOTEL-OH, con dramaturgia y dirección de Félix Estaire.

Félix Estaire toma como base de trabajo Otelo: el moro de Venecia ( The Tragedy of Othello, the Moor of Venice)  de William Shakespeare, escrita alrededor de 1603.

Estaire ha dotando a Otelo, su protagonista, de liderazgo, testosterona y atractivo físico. El Otelo de Estarie es líder de una banda de moteros y erige sus anchas espaldas como símbolo de poder, lugar donde cobijarse y banderín de enganche para quien le sigue, en este caso Yago, Claudio Cassio, Emilia y Desdémona.

De nuevo nos encontramos con una road movie, un viaje a ninguna parte en el que la carretera, los moteles y clubs son hábitats, y solo camino para que Yago, Claudio Cassio, Emilia y Desdémona se reencuentren con ellos mismos. Las motivaciones del Otelo de Shakespeare son las intrigas de poder en los palacios venecianos y de Chipre, y en Moteloh el poder está en la supervivencia del aquí y ahora.

Los personajes ganan cercanía porque no hay una verdadera estrategia, ni un fin en un drama en que es Emilia quien pone la semilla y Yago quien cuida la planta hasta que da su fruto. Los motivos de Yago son instintivos, carnales y cercanos, y en su cruce de cables ni mide ni calcula, actúa como un elefante en una cacharrería.

En Moteloh han trabajado la pulsión, el deseo y lo cotidiano. Desdémona no desafía a su padre y a su rango para irse con un infiel. En esta ocasión, la niña de alta cuna elige sin tanto riesgo como lo hizo la dama veneciana, y en su viaje hay posibilidad de un billete de vuelta. El poder del Otelo de Estaire ha de revalidarlo en cada momento, porque viene de su liderazgo ganado con fuerza y talento, no predestinado por cuna o por la mano de dios. Emilia no es una mujer sumisa, como en la comedia de Shakespeare, es una mujer que inicia la función cantando en un garito y la acaba de la misma forma, pero necesita redención porque mantiene una conflictiva relación con Yago, en que da y recibe.

En este caso, los celos se han basculado de Otelo a Yago, y es él el que se vuelve ciego e irreflexivo. No doy más pistas para no desvelar las claves que ha dado Félix Estaire a su montaje, con un final sorprendente, más acorde con 2016 que con la comedia estrenada en el 1 de noviembre de 1604 en el Palacio de Whitehall de Londres.

MOTEL-OH, de Félix Estaire,

MOTEL-OH, de Félix Estaire,

Joseba Priego es el Otelo líder y motero. Álvaro Moreno es Yago aspirante a ser la mano derecha de Otelo. Marta Morujo es Desdémona, la chica de Otelo, y Maribel Per es Emilia, la pareja de Yago.

Los cuatro actores encajan perfectamente en el giro que el autor y director ha querido dar a la obra. Una obra que trabaja en defensa de lo femenino, por boca de Emilia se dan pistas de lo poco avispados que son los hombres para ciertas causas, acusándolos de que piensan con lo que mean. Así Otelo, que es líder y objeto del deseo, rompe su figura de cristal como le dice Emilia, y la misma Desdémona, llegado el momento, se apena de que tenga tanto cuerpo para nada.

Joseba Priego compone un motero líder y macho de una manera compacta.  Un inicio de lo que será un viaje personal en que derrapará por culpa de los sentimientos.

Álvaro Moreno pone voz y gesto a un Yago ambiguo, vehemente y capaz de todo por lograr el objeto de su deseo, su obcecación no le permite ver más allá de sus narices. Moreno pone pasión en este Yago, encarnándole tan encelado, que de alguna manera su imparable deseo justifica sus actos.

Marta Morujo interpreta con acierto a una Desdémona que ama a Otelo, pero no está ciega, su personaje evoluciona y comprendes que Otelo pierda los papeles por ella, y que se encienda porque no se le cae de su boca el nombre de Cassio, como le recuerda Emilia, por eso hay algo que no me encaja en su personaje: ¿por qué no se deja oír su voz con más contundencia cuando se entera de lo que han hecho con él?

Si Des es la luz que deslumbra a Otelo, Emilia es la mujer que decide dentro de sus limitaciones, una mujer que piensa y siente, mucho más libre de lo que aparenta porque sabe dónde y con quien está, una Emilia muy protagonista en esta versión de la que la actriz Maribel Per saca buen partido.

El esplendido equipo dirigido por Félix Estaire, ha experimentado sin usura, y nos presentan una lectura tan personal como ardiente de la obra de Shakespeare, que merece ser vista.

Álvaro Moreno y Maribel Per y Álvaro Moreno son Emila y Yago en MOTEL-OH, de Félix Estaire.

Álvaro Moreno y Maribel Per y Álvaro Moreno son Emila y Yago en MOTEL-OH, de Félix Estaire.

Título MOTEL-OH  DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA Félix Estaire AYUDANTE DE DIRECCIÓN Javier Prieto REPARTO Joseba Priego, Marta Morujo, Álvaro Moreno y Maribel Per DISEÑO DE LUCES Álvaro Guisado ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO Paola de Diego ESPACIO SONORO Álvaro Moreno, Marta Morujo  DISEÑO GRÁFICO Pilar Belaval MULTIMEDIA Álvaro Chico PRODUCCIÓN Malbo Producciones

MOTEL-OH se ha represntó en Nave 73 los días 24 y 25 de julio de 2013 dentro del IV ClasicOFF – Festival Experimental de Teatro Clásico.

A partir del 4 de febrero de 2017, vuelve a Nave 73, más información, fechas y horarios aquí.

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *