Loba noctámbula o los aullidos del (des)amor

Loba noctámbula o los aullidos del (des)amor

María Laza es la “Loba noctámbula” de César Augusto Cair. Foto. Goyo de Pacheco.

Por César Augusto Cair 

Amor y soledad. Soledad y amor. Creemos que son realidades o sentimientos excluyentes, pero muchas veces van de la mano. Cuando eso ocurre, como bien dijo Giulio Maccacaro, “lo que queda por decir es el desastre”. Y efectivamente un peculiar desastre emocional se produce: el desastre (la soledad) nacido de la belleza (el amor).

¿Qué ocurre cuando una relación de pareja se rompe en el mejor momento para uno de los amantes? ¿Cómo aceptamos esas nuevas sensaciones inesperadas de desamparo y soledad estando enamorados? ¿Y si nos negásemos a aceptar esa situación y centrásemos toda nuestra existencia en esperar el regreso de quien se fue? A estas preguntas pretende responder Loba noctámbula, mostrándonos la realidad de una esposa enamorada que no ha aceptado la huida repentina de su marido con otra mujer diez años atrás, años en los que ha estado esperando su regreso cada día y buscándole por las calles desiertas cada noche mientras veo mi reflejo distorsionado en escaparates y marquesinas, en los charcos de la lluvia, en la carrocería de los coches, en todos los cristales, espejos y brillos, hasta en mi propia sombra negra que me persigue

No es mi primer encuentro con el tema, pero sí será el último. Ya Eva ha muerto trató de lleno la misma temática, aunque esa vez desde el punto de vista de un hombre, del ‘primer hombre’: Adán. Si la mitología judeocristiana supuso el contexto inspirador del monólogo de Adán (mito de Adán y Eva), Loba noctámbula hunde sus raíces en la griega, concretamente en el mito de Penélope y Ulises/Odiseo, si bien muy alejado de la historia original. Nuestro personaje femenino, Soledad, es una suerte de ‘Penélope del siglo XXI’ actualizada, más desgarrada y animal (Loba soy porque en loba me convertiste… Herida de amor por tu mordida de lobo enamorado), llevada al extremo enfermizo por cómo relata su historia de amor, sexo y pérdida tras el abandono no superado de su marido (que convierte su padecer en trastorno) y lo que arrastró sentimentalmente (considerar a la hija de ambos una rival por la disputa de su amor).

Por todo lo anterior, Loba noctámbula da una vuelta (torcida) de tuerca más a eso que llaman ‘las fases del amor’: trata la última, la más desesperada, la que roza el trauma, la obsesiva, la del dolor y el aullido nocturno, la que no admite que el amor pueda acabarse alguna vez…

En estos momentos en que el rol social de la mujer en el mundo está sufriendo una regresión tanto en países subdesarrollados o en vías de desarrollo (analfabetismo, migraciones masivas, esclavitud sexual, mutilaciones) como en nuestro entorno (trata de mujeres, desigualdad laboral, violencia machista), no está de más recordar su papel fundamental como amantes y conservadoras de la especie… ¿O realmente no lo son?

Si quieren saber la respuesta, solos o en pareja, con o sin amor por medio, pasen por La Nao 8 Teatro para ver y escuchar lo que Soledad necesita aullarles: el gran espectáculo de su (loba) vida.

Cartel

Cartel

Loba noctámbula. Texto y dirección: César Augusto Cair Intérprete: María Laza Música original, luz y sonido: Ángel Salamanca Fotografías: Goyo de Pacheco. Audiovisual: Jesús Rivera Producción: Compañía Fierabrás y GNP Producciones.

Se estrenará  el 6 de noviembre de 2016 en La Nao 8 Teatro -Madrid- más información de fechas y horarios aquí.

Autor

César Augusto Cair
Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, apareció en 1992 en la Guía de Jóvenes Artistas de la Comunidad de Madrid como poeta. Además de novelista y dramaturgo, dirige la compañía Fierabrás desde su creación en 2005, un grupo de teatro estable con el que lleva a escena sus obras y que se ha convertido tanto en exponente de un tipo de teatro alternativo madrileño como en taller de intercambio de técnicas y conocimientos entre actores. Desde 2015 es miembro del Laboratorio Rivas Cherif del Centro Dramático Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *