Life, de Anton Corbijn

Life, de Anton Corbijn

Anton Corbijn se hizo un hueco en el mundillo artístico gracias a sus fotografías y videoclips para artistas del rock como U2 o Depeche Mode. La mayoría de aquellas obras estaban realizadas en un magnífico blanco y negro.

Quizá por ello parecía el realizador más indicado para dirigir Life, particular crónica de la relación que se estableció entre el joven fotógrafo Dennis Stock y James Dean, a punto de conocer dar el salto a la fama con Al este del edén, cuando el primero decidió realizar un reportaje sobre el segundo para la prestigiosa revista que da título al largometraje. Las fotografías eran en blanco y negro y el mítico actor era lo más parecido a una estrella del rock en el mundo del cine norteamericano de los cincuenta, dos elementos que seguro que animaron al cineasta holandés a implicarse en el proyecto.

No obstante, Corbijn ofrece un trabajo impersonal que desperdicia un guion más que interesante de Luke Davies. El libreto nos muestra a dos individuos con más aspectos en común de los que parecen a simple vista. Ambos son dos personas que se encuentran a punto de dar un gran salto en sus carreras y pasan por una situación personal menos halagüeña de lo que pudiera parecer. A la vez, la película muestra las diferencias de origen: mientras el fotógrafo proviene de un entorno urbano, Dean lo hace de uno rural. No obstante, a pesar de ello,  entre los dos surgirá una particular complicidad de la que dejan constancia las míticas instantáneas que se publicaron en la revista Life.

Dane DeHaan es James Dean en Life

Dane DeHaan es James Dean en Life

Como ya ocurriera en El americano, el autor de Control dirige un producto impecable en el aspecto visual, pero sin alma. En este sentido, nos encontramos más cercanos al aseado filme televisivo de La última aventura de Robin Hood, aquella cinta que mostraba a un otoñal Errol Flynn, que a la calidez de la simpática Mi semana con Marilyn, un largometraje que retrataba también a otro icono cinematográfico (Marilyn Monroe) en un corto periodo de su existencia.

Tampoco ayuda demasiado al resultado final la desafortunada interpretación de los dos actores protagonistas. El habitualmente excelente Dane DeHaan se limita aquí a repetir algunos de los tics más característicos de James Dean, mientras que Robert Pattinson vuelve a dejar patente su inexpresividad en el papel de un hombre con problemas familiares que tiene que lograr que una estrella en ciernes acceda a realizar una sesión de fotos. Sus deficientes trabajos quedan todavía más al descubierto cuando tienen que medirse con intérpretes más expertos, como Ben Kingsley, que dota de humor y mala leche a su encarnación de Jack Warner, o un sobrio Joel Egerton, en el papel de editor de la agencia Magnum.

Robert Pattinson es Dennis Stock en Life

Robert Pattinson es Dennis Stock en Life

En definitiva, Life es una película que nunca logra implicar al espectador en aquello que cuenta, aunque lo haga de una manera visualmente brillante, gracias a una espléndida fotografía de Charlotte Bruus Christensen y a una magistral dirección artística que recrea a la perfección los Estados Unidos de los años cincuenta.

Autor

Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *