Lejos del mar, de Imanol Uribe

Lejos del mar, de Imanol Uribe

Imanol Uribe (San Salvador, 1950) vuelve a la temática etarra, que ya abordó en algunos de sus anteriores trabajos como La muerte de Mikel, La fuga de Segovia y, sobre todo, Días contados, sin duda su mejor película y uno de los thrillers más impactantes del cine español, pero Lejos del mar, la última película del director vasco que fue proyectada fuera de competición en el pasado festival de San Sebastián, está muy alejada de esa trayectoria impecable que  hizo de él uno de los directores más potentes del cine español.

Eduard Fernández y Elena Anaya forman una pareja insólita que se encuentra en el Cabo de Gata en la película de Imanol Uribe.

Eduard Fernández y Elena Anaya forman una pareja insólita que se encuentra en el Cabo de Gata en la película de Imanol Uribe.

La expiación de la culpa y el perdón están en el núcleo del film, pero el problema es que las situaciones, por rocambolescas, no son creíbles, y la película naufraga a poco de saberse quien es realmente ese tipo que llega a un pueblo andaluz, Santi (Eduard Fernández), para establecerse en una solitaria casita de pescadores del Cabo de Gata: un etarra que ha cumplido condena. Lo que ocurre a continuación algo tiene que ver con el síndrome de Estocolmo, pero más con algún tipo de patología sexual de la protagonista femenina, la doctora Marina (Elena Anaya), cuya relación con el extarra carece de toda verosimilitud. Falla el dibujo de los personajes; falla la tensión dramática; y alguna de sus secuencias (la del marido cornudo con la escopeta de caza) produce vergüenza ajena.

Elena Anaya no consigue transmitir al espectador el interior de su atormentado personaje.

Elena Anaya no consigue transmitir al espectador el interior de su atormentado personaje.

No es una buena película, y podría haber sido por el tema tratado que Luis Marías abordó con mejor fortuna en Fuego, por ejemplo, con un policía que quiere saldar cuentas con una etarra. Los dos protagonistas de Lejos del mar, Elena Anaya y Eduard Fernández, aparecen completamente desubicados y fuera de juego tratando de hacer creíbles unos personajes que nadie se cree y son pura fachada. Y, además, para colmo, no hay buen feeling entre ellos, lo que es muy grave en una película en donde el sexo es medular, y eso lo nota el espectador.

No es, ni de lejos, una buena interpretación de Eduard Fernández, incapaz de hacer creíble su personaje.

No es, ni de lejos, una buena interpretación de Eduard Fernández, incapaz de hacer creíble su personaje.

¿Es posible una relación sexual apasionada entre víctima y victimario? Evidentemente sí. El problema es cómo hacerlo creíble, y en la película de Imanol Uribe, que chirría muchas veces y provoca sonrisas no buscadas, lo único creíble es el previsible final aplazado. Los protagonistas son dos muertos vivientes.

Autor

José Luis Muñoz
Es uno de los más prolíficos, premiados y consolidados cultivadores de la literatura negrocriminal española y uno de sus miembros fundacionales por su vinculación a la Semana Negra de Gijón desde su primera edición. Treinta y siete novelas publicadas, de géneros tan diversos como el fantástico, erótico, histórico y policial, cinco libros de relatos y un buen número de galardones (Tigre Juan, Azorín, Café Gijón, La Sonrisa Vertical, Camilo José Cela, Ángel Guerra…) le avalan. Es el autor de "Barcelona negra", "El mal absoluto", "La caraqueña del Maní", "La Frontera Sur", "La pérdida del Paraíso", "Ciudad en llamas" y "El secreto del náufrago" entre otras. Su últimas novelas publicadas son "Te arrastrarás sobre tu vientre" (El Humo del Escritor, 2014), "Marero" (Ediciones Contrabando, 2015), "Ascenso y caída de Humberto da Silva" (Editorial Carena, 2016), "El hijo del diablo" (Editorial Serbal, 2016) y "Cazadores en la nieve" (Editorial Versátil, 2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *