LADY BIRD de Greta Gerwig

LADY BIRD de Greta Gerwig

Por NACHO CABANA.

Greta Gerwig es una actriz que, como la mucho menos popular Brit Marling, tiene muy claro desde sus inicios el tipo de película en la que quiere verse involucrada. Ambas pueden hacerlo gracias a que coescriben los largometrajes que interpretan y son posteriormente dirigidas por personal de su entera confianza: Joe Swanbergen en el caso de Gerwig; Mike Cahilen en el de Marling. Además, las dos creadoras han sido educadas en un colegio católico si bien los temas y el tono de las historias en que se implican una y otra no tienen nada que ver. Marling se mueve siempre en una ciencia ficción new age (I Origens -2014-, Another earth -2011-, la serie The OA -2016) mientras que Gerwig parece empeñada en convertirse en una versión femenina de Woody Allen nacida, eso sí, en el radical indie mumblecore de los 2000.

Lady Bird es la primera película que dirige íntegramente Greta Gerwig (en colaboración con Swanbergen ya había firmado en 2009, Nights and Weekends) y es algo así como una precuela de Frances Ha (2012), el largometraje de Noah Baumbach que ella misma protagonizó y escribió y que le facilitó el acceso a las ligas mayores. Como lleva tiempo haciendo Allen cuando el protagonista de su guión no tiene su edad, Greta recurre a un/a sosías, en este caso Saoirse Ronan, para que haga de ella misma cuando era adolescente (aunque la protagonista de Brooklyn -2015- de John Crowley tenga ya 24 años y la Gerwig 34).

Saoirse Ronan

El resultado es esta Lady bird que aspira a cinco de los óscares que se entregan el próximo domingo. Se trata de un cruce entre Girls (2012-2017) sin el tufo a ropa interior dada la vuelta de Lena Dunham y Glee (2009) sin el desaliño naiff que llevaba la serie de Ryan Murphy una y otra vez al borde del abismo (hasta que se cayó). Una suerte de versión gringa de Las amigas de Ágatha (2015) de Laia Alabart, Alba Cros, Laura Ríus y Marta Verheyen; un “coming of age” realista pero tampoco demasiado (cuando la Lady Bird del título se avergüenza de su casa y su barrio uno se pregunta por qué); amable en el retrato de sus personajes (religiosas y religiosos incluidos); correcto en la conversión a conflicto de los pequeños dramas adolescentes (acierto en el casting de Beanie Feldstein como amiga de la prota) y con un gusto exquisito en el casting de secundarios. Gloriosa la recuperación de Laurie Metcalf y sorprendente el rumbo que está tomando la carrera actoral del dramaturgo y premio Pullitzer, Tracy Letts.

Laurie Metcalf

No es Lady Bird una película que entusiasme pero tampoco que aburra; es amable pero en absoluto estúpida. Viéndola uno tiene la sensación de que Frances Ha podría ser perfectamente el siguiente trabajo de Gerwig si no estuviera hecha ya y que ésta no diferiría demasiado de lo que hizo Baumbach si hubiera estado a los mandos del largo que nos ocupa (de hecho es bastante mejor que las The Meyerowitz Stories que el autor de Margot y la boda -2007-dirigió para Netflix el año pasado).

Vota por Lady Bird

En cualquier caso, es tan curioso (y en cierta forma gratificante) que Lady Bird se encuentre nominada al Óscar como que en la lista de las elegidas también figure Déjame salir (2017). Eso sí, Lady Bird alcanza mejor sus objetivos que la película de de Jordan Peele.

Otra cosa es que alguna de las dos se alce el premio a la mejor película o director.

Eso, no.

Al menos hasta que la Marling consiga también su candidatura.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *