“La Ira de Polifemo” de Francisco. J. de los Rios

“La Ira de Polifemo” de Francisco. J. de los Rios

En la imagen un momento de “La Ira de Polifemo” de Francisco. J. de los Rios

“La ira es un caballo fogoso; si se le da rienda suelta, se agota pronto por un exceso de ardor”.

(William Shakespeare)

Polifemo, el mas popular de los cíclopes, hijo del dios de mar Poseidón y de la ninfa Toosa es conocido por el canto IX de la Odisea. En este canto de Homero, Ulises lo emborracha, lo engaña y le acaba clavando un asta en su único ojo. Acto por el cual, su padre en venganza desata la furia de los mares contra los viajeros que buscaban su Ítaca.

Todo acto desata una consecuencia. Según el autor de estos tres fragmentos que configuran el todo de la obra, los actos históricos de las ultimas décadas, en la que se escala la desigualdad, la miseria, el totalitarismo despiertan el “ojo por ojo y diente por diente”. Estamos zarandeando y provocando al monstruo y su ira germina en la parte más visceral del ser humano.

Tres fragmentos excelentemente escritos, que recuerdan por su estructura y su parte formal a los mejores dramaturgos del siglo XX. Tres historias en las que se masca la tensión y el desenlace final de horror y muerte. Hay mucho de meta teatro en la propuesta que nos presenta Francisco de los Ríos. Sobre todas las piezas se implanta el realismo y así son construidas desde la dirección, la puesta en escena y la actuación. Homenajes en cada una de ellas a diferentes momentos del teatro, desde el dramatismo de Chejov, combinado con el hacer de los clásicos, hasta una visión del realismo americano en la última escena. Francisco de los Ríos, en conjunto, ha construido un texto muy interesante y lleno de contenido. Su tendencia es a subrayar para que seamos conscientes del reflejo de la realidad a la que nos enfrentamos cuando los sistemas se tornan egoístas, ciegos a los otros o con una compresión de postín.

Javier Lago y Jennifer Baldoria en "La ira de Polifemo" de Francisco.J. de los Rios

Javier Lago y Jennifer Baldoria en “La ira de Polifemo” de Francisco.J. de los Rios

El autor y director también hace guiños intencionados al clásico atemporal de Shakespeare: el emigrante del primer acto con tintes de Prospero, las revueltas estudiantiles chilenas cuyo discurso toma de Enrique V y las dosis de ambición con matices de cinismo de Macbeth.

Se rodea de tres actores que serán los que dan vida al desfile de personajes que dialogan, en esas situaciones que recorren el Madrid actual, el Chile de la dictadura de Pinochet o el New York del mundo actoral y/o artístico. Actores cuyo reto es conseguir que el texto, que es donde la puesta en escena se basa por encima de estéticas contemporáneas o acciones remarcadamente coreografiadas, sea el principal protagonista. Teatro de texto y actores.

Cito según aparición a Jennifer Baldoria dando vida a una emigrante que pide y te enfrenta con su/nuestra miseria. Una mujer que tiene que transmitir a su padre, Javier Lago, la noticia del desahucio. Un padre que vive en una realidad paralela para protegerse del dolor y baila con lo que le queda. Ellos actúan en concordancia con una puesta en escena impostada desde el homenaje a lo clásico del teatro. Su lenguaje es poético y dramático. Esa voz  y esa presencia de dureza deteriorada de Javier Lago reclamando la comida frente al grito agudo de dolor de Jenni Baldoria.

Fernando Bodega en “La ira de Polifemo”

Luego Jenni se transformara en una niña pija chilena buscando a su hermano. El disfraz de la clase acomodada en uno tiempos revueltos. Su compañero es Fernando Bodega, que mira al suelo y se recrea en un cubo de agua. Aguanta el tirón de un discurso duro y superfluo en las que las verdades se entremezclan con las causas del pueblo, y luego escupe su verdad teñida de miedo.

Y en el final, Javier Lago interpreta a un sátiro, un hombre decadente; un personaje delicioso al que el actor dota de toda su grandeza, que es mucha sobre el escenario. Con él, Fernando Bodega, un chico de provincias que quiere triunfar al mas claro estilo programa de Tele5 “de cuarto y mitad de carne e ignorancia”. Es la escena más humorística pero no por ello menos dramática.En ocasiones los cambios de registro no se saldan con un resultado igual entre los actores, pero la línea conductora sigue manteniendo intacto el mensaje.

La música inquieta, remarca, acompaña. El compositor es también el polifacético Francisco de los Ríos.

Durante la función el espectador tiene a donde agarrarse, entiende el motivo de la ira de ese Polifemo herido por el sistema.

Titulo: La Ira de Polifemo/ Dirección y Texto: Francisco de los Ríos / Compañía: Teatro del Sótano / Actuación: Javier Lago, Jennifer Baldoria, Fernando Bodega / Vestuario: Edna Brugat / Música: Paco Rios.

 

Sala La Usina C/Palos de la Frontera, 4

Domingos a las 22:30 h

(*) Vi esta función en la Sala La Usina, el jueves 26 de noviembre ,en su primer mes en cartel.

Autor

Coral Igualador Poveda
Desde que me recuerdo me han gustado los actos de narración: teatro, literatura, cine... Me apasiona la narración, la psicología y la comunicación y por eso de los caminos no rectos, pero que conducen a lo mismo, acabe estudiando logopedia. He tenido la oportunidad de formarme y trabajar como consultora de comunicación, voz, teatro creatividad y desarrollo personal para diversas entidades y personas. También escribo guiones, obras de teatro, dirijo y actuó. Otra oportunidad que me ha brindado la vida es la de escribir sobre el teatro que se sigue vivo, eternamente vivo, y poder difundirlo.