La Idea del desnudo de Fede Pouso

La Idea del desnudo de Fede Pouso

En la imagen el artista Fede Pouso, que ha inaugurado su exposición La idea del desnudo, el 27 de junio de 2019 en el Hotel Me -Reina Victoria- Un lugar emblemático sin duda, que forma parte de la leyenda y el glamor de Madrid. Foto Almudena Cadalso.

 

Por Luis Muñoz Díez

En una nota oficial se diría de Fede Pouso, que es un artista uruguayo, residente en Madrid, para continuar poniendo, que a pesar de su juventud disfruta de un prestigio bien ganado como estilista y diseñador en el mundo de la moda del teatro y el cine.

Pero, Fede Pouso es algo más, pertenece a ese semillero, o burbujeante caldo de bruja, que conforma el grupo de buscadores de la utopía que conviven en Madrid, y en un barrio concreto como es Lavapiés, que sienten la necesidad de trasmitir sus latidos de gozo y dolor, en su obra.

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Fede pertenece ya, a ese paisaje urbano que cautiva, del que te quieres marchar, pero siempre quieres volver, porque Madrid es madre y madrastra. Un malecón de mareas, donde acuden maletillas, bailaoras, músicos, pintores y escritores. Ciudad de los milagros donde existe la posibilidad de alcanzar eso que llaman “éxito”.

De estos sueños de éxito, gloria y de poder lo saben todo, las paredes del Hotel Me -Reina Victoria- que acoge la exposición del artista, es donde se alojaban los elegidos que lograban la “gloria”, y los hados del destino a Fede ya le han reservado un hueco para su obra, en las paredes del mítico Hotel.

La vocación de Fede, le viene como sus primeras palabras, a través de su madre, a la que ve desde niño con los pinceles siempre en la mano.

He escrito sobre las múltiples facetas del artista, pero recuerdo que cuando me enfrenté por primera vez a su obra pictórica. Sentí que era Una pintura honesta, porque carece de artificio.

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

En su obra hay varias constates: La primera sería que se ocupa de la figura humana que plasma en acrílico, con una paleta de colores que me recuerdan al arte «Pop», pero sin su estridencia, su gama es más cálida, se encamina del cian claro al oscuro, del rosa al rojo o el verde, sobre fondo negro.

No es un pintor de detalle, exceptuando la línea perfecta de sus figuras, que rellena y conforma con espacios compactos de color. Logrando una obra colorista, que interroga.

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Su actual exposición La idea del desnudo, es un homenaje a la mujer, a la que erige como aliadas de sus primeras dudas. Me baso en sus palabras:

“… estas mujeres representan para mi a esas amigas de la infancia que me aceptaron  en  sus  grupos  de  mujeres  sin  dudar,  esas  mujeres  que  me integraron en su vida personal e íntima, que me protegieron ante la mirada de otros varones por no ser lo suficientemente masculino…”

Fede Pouso, pintando.

Fede Pouso, pintando.

Poco más puedo escribir, les invito a que vayan a ver su exposición La idea del desnudo, que se inauguró el pasdo 27 de junio en el Hotel Me -Reina Victoria- Madrid Plaz de Santa Ana nº 14.  Hasta aquí mis palabras a continuación un reflesión del artista:

Todo esto nace de una experiencia personal, todo lo que pinto, lo que pienso, lo que sale de mi tiene que ver con quién soy sin filtros, lo que construí, lo que he aprendido, todo lo que he vivido.  Esto es un escalón más en mi constante búsqueda de saber quién soy, de saber qué tengo para dar, de cuál es mi servicio y qué propósito tengo en esta dimensión.

Siempre tomé la decisión de cada día ser la versión más honesta y fiel posible de mi para nunca defraudarme. Eso se lo debo siempre a la libertad y valentía que desde pequeño siento en mi interior y que jamás pude callar ni disimular.

Por eso la palabra agradecimiento es un mantra para mí, es mi manera de celebrar la vida con errores y aciertos.

He comprobado que lo único que importa en esta vida es soltar y soltarse, entregarse sin condiciones aun sabiendo que hay riesgos. En esta vida he aprendido que todo esto vale la pena.

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Desnudo, acrílico de Fede Pouso

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *