La belleza

La belleza

¿Volvemos a ver “Muerte en Venecia”?, te preguntó ella mientras hacía el café del desayuno. He leído que la reponen en los Verdi en versión original y con la iluminación que soñó Visconti.

¿Te acuerdas de cómo nos conocimos?, le preguntaste por tu parte hablando aparentemente de otra cosa y esbozando una sonrisa. En realidad me conociste tú primero, te respondió ella con el “kettle” en la mano siguiéndote el juego. Y añadió: Yo pasaba todas las mañanas por la ventana de tu casa camino del Instituto. Siempre iba con miedo de llegar tarde. Solo pensaba en la primera clase del día, en cómo encontraría las caras de los alumnos, con sus pequeños secretos que a veces me contaban y tal vez desconocieran sus padres. Lo que no sabía es que me estuvieras haciendo un retrato. Cada día dabas tres o cuatro pinceladas y esperabas a que volviera a pasar al día siguiente. Está claro que el misterio de las personas no puede revelarse solo con palabras.

Miró hacia la pared y dijo que al cuadro le faltaban las arrugas que se habían ido acumulando en su cara con los años. Tú aprovechaste para servir el café, luego la rodeaste con tus brazos y, antes de besarla en los labios, dijiste:

La belleza es efímera y por eso puede durar toda la vida.

http://sotelojusto.blogspot.com.es/

 

Autor

Justo Sotelo
Novelista y catedrático de Política Económica, es profesor en los prestigiosos ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía y decenas de artículos, así como cinco novelas (La muerte lenta”, 1995, “Vivir es ver pasar”, 1997, “La paz de febrero”, 2006, “Entrevías mon amour”, 2009 y “Las mentiras inexactas”, 2012), sendos ensayos sobre los escritores Manuel Rico, 2012, y Haruki Murakami, 2013, y un libro de microrrelatos, los "Cuentos de los viernes", 2015. En la actualidad está escribiendo un segundo libro de microrrelatos: "Cuentos de los otros" y una nueva novela.

3 comments

  • En el relato aparece desde el principio la película “Muerte en Venecia” de Visconti donde el protagonista pasa una temporada de vacaciones en solitario para reflexionar sobre la vida, con música de Gustave Mahler, curiosamente del mismo compositor que aparece en la novela “Vivir es ver pasar” de Justo Sotelo, y paralelo al film, con un viaje del protagonista de Madrid a París, de ida y vuelta, girando sobre la literatura de Cortázar y existe un desplazamiento de una capital a otra para diferenciar la primera parte de la segunda de la novela y delimitar del mismo modo, la coordenada temporal. Mahler era admirado por Juan Ramón Jiménez y a la vez ambos, ejercen influencias sobre la obra literaria de Justo.

    En la novela “Entrevías mon amour” el autor también nos habla del concepto de belleza y lo reproduzco textualmente un párrafo que me enamora de la novela y dice así:
    “En todas partes hay belleza. Todo depende de cómo la miremos. La vida es una forma de mirar, no hay nada más que aprender a mirar a todos los lados para ver la luz. Hay mucha luz en este barrio, y mucha belleza”. (pág. 248).

    Del mismo modo aparece de nuevo la idea de belleza en la parte UNO de los “Cuentos de los viernes”, donde el cuerpo humano denota belleza y armonía para el autor y así lo demuestra en sus descripciones de miradas románticas entre estos dos amantes sin nombre ni origen determinado. Las dos almas se tocan, se palpan, se acarician, sobrepasan los límites del deseo carnal y trascienden a lo espiritual. En la parte TRES del mismo libro, la belleza y la contemplación tienen lugar en cada relato corto y breve donde la fusión de Él y ella es absoluta y completa en el propio universo. En definitiva, los cuentos de Justo Sotelo nos conducen a la percepción de la belleza, la sensualidad y la inmortalidad del amor al igual que en este relato donde él y ella recuerdan el modo y la forma en que se conocieron fundiéndose al final en un delicioso beso. Así, en “La muerte en Venecia se descubre la belleza espontánea manifestada en la figura angelical de un adolescente polaco en la que Thomas Mann describe de forma polifacética Venecia con su colorido crepuscular. Se percibe por tanto, pura intertextualidad entre todos los textos del autor con músicas y formas de percibir la belleza, de forma paralela.

    Unas pinceladas para hacer un retrato, donde el misterio del conocimiento se hace patente a través del lenguaje que en realidad no solo lo forman las palabras. Así los los tonos, las formas, los gestos, el pensamiento y el lenguaje envuelven de glamour todos los relatos de Justo Sotelo siendo los sistemas semióticos de ellos. El lenguaje y el pensamiento en este cuento muestran una continua circularidad en el que es necesario que se lleve a cabo un proceso que complete el ciclo. El narrador refleja el descubrimiento de esa existencia trascendente por medio de la comunicación, donde las dos realidades se comunican y se funden en una sola a través del amor y el lenguaje. Según Todorov, la literatura es imitación por el lenguaje. La literatura es semejanza, es parte de la Realidad llamado Mundo. En cierto modo es una representación de esa Realidad.

    Gracias amigo mío, escritor por excelencia por este cuento emocionante y cautivador a los sentidos a través del elegante y refinado lenguaje cargado de imágenes y símbolos. Un abrazo.

    Contestar
  • Justo Sotelo

    Dices tantas cosas hermosas y acertadas, Almudena. Subrayo este párrafo tuyo: “Así los los tonos, las formas, los gestos, el pensamiento y el lenguaje envuelven de glamour todos los relatos de Justo Sotelo siendo los sistemas semióticos de ellos”. Creo que define bien el cuento. Un abrazo.

    Contestar
  • la belleza, desde Baudelaire, las bellezas
    son efímeras como lo son nuestras vidas
    son pasajeras como lo son las venturas

    la fealdades, en cambio, son etiquetas
    son anormales productos sociales
    son amargas cicatrices infernales

    bellezas y fealdades

    Roranna
    160716-15h.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *