José Francisco del Río habla de su novela, Como cada viernes

José Francisco del Río habla de su novela, Como cada viernes

Esta semana nos ha visitado en la tertulia el novelista José Francisco del Río, para presentarnos su primera novela publicada: Como cada viernes. Tiene dos novelas más escritas, aunque permanecen inéditas. El desarrollo de la tertulia fue muy divertido, y no dejamos de reírnos. Paco es un tipo encantador, con un gran sentido del humor, y cada vez que respondía a alguna de nuestras preguntas lo hacía con enorme gracia y sentido literario. A lo largo del presente artículo se recogen varias fotos del encuentro.

A continuación se resumen algunas de las preguntas que le hicimos. Paco fue alumno mío en la universidad, aunque ahora se gana la vida conduciendo un taxi por las calles de Madrid.

José Francisco del Río

José Francisco del Río

¿Desde cuándo escribes?
Escribo desde que estaba en la universidad, desde 2º de carrera más o menos. Es curioso porque en el instituto la asignatura de lengua y literatura no era de las que más me gustaban.

¿Por qué escribes?
Supongo que la cosa empezó por una necesidad de abstraerme de la realidad, fueron unos años difíciles, supongo también que es una necesidad de comunicación. De pequeño era muy fantasioso, luego esas fantasías se transformaron en relatos cortos más o menos ordenados: con introducción, nudo y desenlace. Y al final he acabado alargando esos relatos y supongo que dieron paso a novelas.

¿Cómo calificarías tu obra?
Romántica tal vez. Lo que pasa es que el romanticismo entendido como una especie de contemplación eterna del ser amado con una sonrisa en la boca pues es pesado, y además imposible. Hay pasión, deseo, frivolidad y hasta sordidez y lujuria en casi todos los pensamientos humanos; aparte de que el día a día hace imposible ser romántico sin interrupción. Y el romanticismo también es dolor, y si no que se lo digan a Larra. No obstante, siempre leemos o vemos historias de amor, en la literatura y el cine, heterosexuales, supongo que quería por eso una historia de amor, o desamor, homosexual.

¿En quién te inspiras para crear?
Si te refieres a inspiración literaria no tengo nada claro si ha habido algún autor en concreto. La esfinge maragata de Concha Espina es una historia de desamor terrible, aparte de otras muchas cosas. Pearl Buck también refleja en sus obras muy distintas formas de amar. Clarín, Galdós, Flaubert. Los diferentes escritos que hay sobre Los amantes de Teruel…; recuerdo que me sorprendió mucho leer la versión de Yagüe de Salas. Y últimamente me ha sorprendido mucho Adagio confidencial de Mercedes Salisachs. Son, de hecho, los diferentes autores que se ven reflejados en la portada de Como cada viernes, incluida una de tus novelas. Supongo que mi inspiración personal es la búsqueda de un amor que nunca he encontrado.

Háblanos de tus estudios como economista.
Desastrosos… Me temo que nunca entendí bien la carrera, y a día de hoy no sé cómo la acabé, eso sí, me pasé en 3º a la Diplomatura de Empresariales. Nunca acabé la licenciatura.

¿Tu trabajo como taxista aporta un valor añadido a tu mirada de escritor?
Estar todo el día en la calle proporciona ideas, sí, ves demasiadas cosas al cabo del día si observas un poco y hablas con gente de muy distintos pelajes. Muchas veces ves cosas demasiado negativas, a veces ves la vida un tanto más real, a veces tengo la sensación de que he estado metido en una especie de fanal y al hacerme taxista es como si hubiese chocado de golpe contra la realidad, es más, creo que hay mucha gente por el mundo dentro de sus propios fanales, mucha otra no, claro. Aparte el hecho de estar todo el día oyendo la radio, sin la “contaminación” de la imagen, te hace ver el mundo de otra forma. Por eso en la novela hay escenas tan crudas y creo que algún que otro reflejo de la vida cotidiana.

¿Cuáles son tus proyectos?
No lo sé, hubo un tiempo en que lo tenía todo muy claro, ahora todo me parece incierto. Me gustaría seguir escribiendo, sí, pero estoy en una etapa en la que me dejo llevar; de no ser así, de no haberme dejado llevar en el proyecto de publicación de la novela, por ejemplo, por Luis Torroba y por mis padres, creo que no hubiera sacado el valor suficiente para publicarla.

Autor

Justo Sotelo
Novelista y catedrático de Política Económica, es profesor en los prestigiosos ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía y decenas de artículos, así como cinco novelas (La muerte lenta”, 1995, “Vivir es ver pasar”, 1997, “La paz de febrero”, 2006, “Entrevías mon amour”, 2009 y “Las mentiras inexactas”, 2012), sendos ensayos sobre los escritores Manuel Rico, 2012, y Haruki Murakami, 2013, y un libro de microrrelatos, los "Cuentos de los viernes", 2015. En la actualidad está escribiendo un segundo libro de microrrelatos: "Cuentos de los otros" y una nueva novela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *