José Carlos Plaza, dirige “Hacia el amor” de Ingmar Bergman

José Carlos Plaza, dirige “Hacia el amor” de Ingmar Bergman

La pareja es uno de los temas a los que Ingmar Bergman aplicó su bisturí impío y honesto, hasta alcanzar una realidad que, de tan visible, se volvía cruda intimidad. Dentro y fuera del texto, Bergman volcó su búsqueda, sus preguntas e inquietudes, y ofreció, ya en su cine como en su teatro, los resultados de dicha investigación. Una profundidad que no evoca, sino que manifiesta su naturaleza revelada.

Adriana Davidova ha respetado estos resultados en su ejercicio de pulcritud, trabajando inteligentemente con varios textos del autor sueco hasta conformar una trama, una historia y una disección que bien hubiera estructurado de idéntico modo el propio Bergman. No obstante, la Fundación que gestiona el legado del director, tan reacia a permitir versiones, reescrituras o interpretaciones ajenas, esta vez ha dado el visto bueno a la firma de Davidova. Sin duda, un feliz punto de partida que nos asegura un texto potente, cuidado y no contaminado.

Marianne (Adriana Davidova) es el epicentro emocional de esta deriva hacia el amor, que comienza su trayecto soltando amarras desde un puerto estable –hablamos del matrimonio– y sobre un mar que, de tan contemplado, hemos olvidado que se mueve y que cobija en su interior a todos los naufragios. Será Johan (Liberto Rabal) quien nos mostrará esa otra vida bajo el agua.

Hacia el amor es un montaje dichoso, que viene abalado por la aprobación de la Fundación Bergman y por la fascinación que el texto causó en su director, el tres veces Premio Nacional de Teatro, José Carlos Plaza. Sin embargo, aunque uno y otro son pilares básicos del resultado que contemplamos en escena, Hacia el amor recae, más que nunca, en los actores. Ni el maquillaje, ni el vestuario, ni la música intervienen de modo determinante. Solo la iluminación, dura y chocante, delimita, en su austeridad, los espacios y emociones, y trasciende en la función como elemento externo a la voz y el movimiento de sus intérpretes. Quienes subrayan y amplifican el texto son Adriana Davidova y Liberto Rabal, verdaderos y lúcidos sustentadores de la acción, el silencio y el tempo de la travesía.

En la imagen los actores Adriana Davidova y Liberto Rabal, en un momento de "Hacia el amor" un texto de Ingmar Bergman, adaptado por Adriana Davidova.

En la imagen los actores Adriana Davidova y Liberto Rabal, en un momento de “Hacia el amor” un texto de Ingmar Bergman, adaptado por Adriana Davidova.

Título Hacia el amor / Autor Ingmar Bergman / Adaptación  Adriana Davidova / Director José Carlos Plaza  / Actores Adriana Davidova y Liberto Rabal

Última función en Madrid, el viernes 29 de abril de 2016, a las 20:00h en Teatros Luchana  -Madrid-

Consultar próximas fechas  aquí

Autor

Daniel María
Daniel María (Agulo, La Gomera, 1985) es actor, escritor y guionista. Colabora en Tarántula, Fogal, Revista de la Academia Canaria de la Lengua, Qué Leer y El Perseguidor, entre otros medios. En 2013 obtuvo el Premio Paco Rabal de Periodismo Cultural Joven Promesa y el Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez. Autor de los poemarios Hilo de cometa (2009) y flor que nace en los raíles (2015), el libro de cuentos (De)función cómica (2009), el estudio El caso de la película imposible: El extraño viaje (2011) y las novelas El hombre que ama a Gene Tierney (2013), Premio de Edición Benito Pérez Armas, y Un crimen lejos de París (2014). Posee, entre otros, el Premio Internacional Jóvenes de la Macaronesia de Poesía (2005) y el Premio Félix Francisco Casanova de Poesía (2007).

One comment

  • Magnifica propuesta, asistí en Madrid con mi pareja y salimos conmocionados, por lo que la historia cuenta pero también por el trabajo de los actores, de Adriana aparte del talentazo me encantó también su expresión corporal y como jugaba con el decorado adaptando su cuerpo a los espacios.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *