Javier Divisa: Diario de un paranoico XV

Javier Divisa: Diario de un paranoico XV

Tauro: Te convertirás en fan de los Gemeliers. Ahora entendemos tu gusto de mierda, la alacena barroca de tu abuela pintada de rosa chicle y el escardado de tu pelo a lo Teresa Romero (la madre del pobre Excalibur). Un psiquiatra y una dieta. Otra solución: la hoguera. Explotas de emoción, pero también de kilos. No es alergia de la gente a tu casa porque tengas gatos. Te engañan. Es un tema de Sanex 24 horas. Contigo no hace negocio. Chorizos Palacios ya está cotizando en bolsa. Te deben mucho. Tienes un gato muerto en el patio de luces. Cuídate, y saludos a Díógenes. Por útimo: No puedes ser gótico y llamarte José Antonio. Hay que elegir, es como lo de gordo y moderno.

Géminis: te toca el gordo, pero no de la Once. Te toca el gordo de los Morancos en un show sorpresa. Invita tu novio, Boliche. Ya lo sé: no te conoce tía, no te merece.

Libra: Aguantar la respiración media hora no daba buena suerte. Te pasó por fiarte del horóscopo chino. Espero te haya gustado la luz, el túnel y todo. Y estés bien. Bendiciones, Búscate un herpes el fin de semana.

Sagitario: el chiste de ” si hay agua salada en Marte habrá chiringuitos “, no lo puedes decir cada 10 minutos. Solo se ríe tu cuñado y tu sobrina, la que se cree que eres el dueño de Disneyland Paris y psiquiatra de Bambi. Otra cosa, esa manera de ponerte interesante para ligar te acabará matando. Está muy bien que hayas aprendido palabras como heteropatriarcado, store manager, convencionalismo y estructural pero no las utilices con ” me se ocurre ” , ” enca mi primo ” y ” cuando yo tenía el taxis “.No se ríe contigo. Sufre en silencio, llora bajito y además la pobre tiene unas hemorroides como el mango de un congoleño. No le hagas más el chiste del flotador, cuando ella trata de aminorar el dolor. Por último: tienes 57 años y sigues siendo calvo con coleta. Un rapadito vendría bien, y dejar de aplaudir la puesta de sol con los perroflautas de El Palmar, también.

Capricornio: si te pica mucho, prueba a lavarte la zona de abajo con un PH neutro. No vayas tan fuerte en el gym. No eres un gladiador. Indiana Jones te queda lejos todavía. Prueba a saltar un charco, pero ten cuidado que mi abuela se rompió la cadera. Saca a tu hijo de tu vida. Me refiero al moco que vive contigo desde las últimas navidades. Hurga en tu nariz, y no tanto en la vida de tus vecinas. Veo que te sale un novio, pero igual la broma te cuesta 1.200 euros en Corporación Dermoestética. Sé fuerte. Dunkin Donuts vive demasiado de ti.

Escorpio: Jesús te ama, pero poco. Te conoció y no le molaste mucho. Prueba con Buda o Ganesha. Otra cosa, esa sospecha que tienes sobre la cruzada del mundo contra ti es cierta. No te soporta ni Dios. Prueba un viaje a Sierra Leona o el Congo y vuelve con nuevos horizontes y un poquito de ébola; te reconfortará. Hay vacuna.

Piscis: come más de lo tuyo. De tu signo . Deja Burger King. La dorada está en oferta en Mercadona. Un poco de agua no te iría mal. Tienes sanex 2 por 1 en Opencor. No abuses de la poesía.

Aries: tu voz de la conciencia es verdadera, muy sincera; aunque tu marido le quite importancia: tu suegra y tu cuñada te odian. La voz interior nunca miente. Sospechabas bien. En secreto te llaman la ” Galletitas “, por ese curso de cupcakes y tartas que hiciste. Quizá fue el principio de tu declive. Ah, el moño naranja y las crocs rosas tampoco ayudan mucho.

Acuario: la distancia fulminó el amor y el tiempo lo mató, pero también es verdad que cogías el Alsa a Sevilla en vez de a Palencia, y te liaste con medio Triana.

Cáncer: eso de ir a ver el fútbol con tu novio y sus amigos se te está yendo de las manos. Es normal que se rían cuando llamas penalty al corner y preguntas quien juega en el minuto 87. En la salud, bien, bueno no tanto, quizá lo venzas pero revisa tu signo mensualmente. Controla el Orfidal. La emoción desbordada y la energía positiva deprimen a tu novio. Cambia ” cari ” por ” amor ” o ” Francisco “. Prueba. No compres más camisetas con frases de Coelho. Te matan por dentro. Otra cosa, Luis Aragonés está muerto. No es Rafa Benítez.

Leo: cambia el cd del coche. Corazón Partío, Amores de Barra, Que la Detengan, Hijo de la Luna y Morena Mía. Vas de culo. Tu jefe no te asciende porque le pones siempre el puto disco mientras conduces como una pensionista de Minnesota. Te odia en silencio. Tu novia te deja en Navidades por el feo de Lori Meyers. Mal, muy mal. En Enero te harás animalista, y en Febrero comerás tu primera de sopa de tofu y hongos. Tentativa de suicidio en Marzo. En Abril te volverás a empalmar con asiduidad. Tranquilo, en Mayo, echan a tu jefe. Retorno. Todo gira. Tu novia vuelve, pero bastante foca monje con mechas y un tatuaje nuevo, un estúpido cangrejo azul. Lo de gordi cobrará sentido.

Escorpio: Déjate de tanto Change.org y tanta justicia social y llama a tu madre un día. Conocerás a una rubia húngara; besa muy bien y pega unas patadas de la hostia, pero te pondrá un orden de alejamiento. Tu viaje inciático, esa experiencia exótica que deseabas será Pinto. Comerás oreja a la plancha y beberás calimocho. Conocerás a Toñi. Deja de citar a Neruda. Te explicarán la diferencia entre cerveza y clara de limón, comprarás un bolso de Louis Vuitton en Preciados y un negro le guiñará el ojo a Toñi. Se sentirá princesa en 100 montaditos cuando digan por el micro Tania.

2035. Entonces conocí a papá, iba rapado, con su moño en la coronilla, unos pitillos gastados, unas converse, la camiseta de Love of Lesbian, su pendiente tribal, el tatuaje japonés en el cuello, su barba de amish y su tabaco de liar Pueblo. Era definitivamente mi hombre, pero siempre le llamaban al móvil cuando llegaba la cuenta de la cerveza artesana. No le vas a sacar los 10 euros, Aarón Apolo.

Esta es la historia de mi madre Encarnación Flores. A sus 85 años nos pidió que la lleváramos al tatuador de Montera para hacerse un cangrejo americano en el culo. Luego probó el Speed, se agarró cuatro JB con Coca-Cola y me pidió ir a fumar porros a una casa Okupa. Vomitó en la cresta de un punky de Coslada. Nosotros le ofrecimos una playa nudista y dijo que era una mariconada. Y tú ¿qué hubieras hecho? Ya vivimos demasiado condicionados.

Has muerto, ves tu vida pasar, el túnel, la luz, la peli. Realmente no eres tú, es un especial de Noche de Fiesta de José Luis Moreno porque has ido al puto infierno.

Me dice que se llama Tami, y que está enamorada de Pablo Alborán, y el tema no es nimio ni baladí. Mi primera respuesta ha sido el vacío y el pudor. Mi segunda respuesta aquí: deberían multarte por decir ” nimio ” y ” baladí ” y que no se te caiga la sonrisa y la vergüenza al suelo. Del resto, déjate de mariconadas.

Me alegro de mucho de la gente que deja las drogas. No son nada bueno. Es radiante, maravilloso escuchar a una persona saludable. Saber su experiencia. Saber que la recaída es un motivo de alarma. Verle feliz. A un colega mío le han ayudado mucho los gnomos que le criaron de pequeño en un bosque, cuando le salvaron de vivir con los cangrejos del río. Y así todo el día.

Catalanes: Si os quedáis con Melendi y Rosario os prometo que os quitamos a Sergio Dalma y compartimos Andy y Lucas un fin de semana cada uno.

FINE

Autor

Javier Divisa
Javier Divisa. Mercader a tiempo parcial y escritor a intervalos fragmentarios. Autor de la novela Tres Hombres para Tres Ciudades, su segunda obra vio luz bajo el título Valientes Idiotas. Sarcástico incansable, desarrolla su clave humorística y rigor literario en reseñas literarias para Eñe y Revista Cultural Tarántula, donde también escribe una sección personalizada llamada Diario de un Paranoico. Ejerce como columnista de opinión en el periódico El Cotidiano y ha sido colaborador habitual en diferentes revistas de Suramérica, aunque estas variables cada vez le dan más pereza. Compagina la literatura con el business de la moda. Y ha ganado algunos premios narrativos, todos sin la pertinente dotación económica, aunque eso es algo que podría lograr un mono con lobectomía cerebral. También ha sido incluido en diversas antologías de jóvenes autores de libros que están enterrados hace años en el cementerio de Père-Lachaise y no leyó nadie. Actualmente muere en Madrid, escribe varias veces todos los días a lapsos de quince minutos y nunca aparenta estar feliz en Facebook. Cree que Magdalena es su mejor novela, de largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *