In Extremis, de Eduardo Viladés o donde hay pelo hay alegría

In Extremis, de Eduardo Viladés o donde hay pelo hay alegría

Regresa a Madrid la comedia In Extremis, del prolífero y exitoso autor Eduardo Viladés, Regresa con honores de estreno a la sala La Nao 8, porque si bien la obra se estrenó el pasado invierno, a su paso por la madrileña sala El Escondite tenía una duración de micro teatro largo.

El autor y el director Aldo Benito Bernal, han trabajado a la limón, cada uno desde su labor, para presentar la obra con una duración mas acorde, con las obras que se programan en las salas comerciales. El resultado es tan variopinto como colorido.

Las funciones de micro teatro se suelen componer de una situación cómica, y de una sorpresa final. El público pasa con agrado por la parte cómica, y al final le queda la sensación de de que nada era lo que parecía, la cosa no va mas allá, porque tampoco se le pide mas, y cuando el personal hace la reflexión, ya está en la calle o pidiendo una copa, y a otra cosa mariposa.

350x500-In-ExtremisPero al sentar al público durante mas de una hora, la propuesta cambia, porque los tiempos cambian, en el caso de In Extremis acusa el formato de donde procede, y en el desarrollo de la función se inicia la sucesión de malos entendidos. Pero no se juega con la sutileza de la comedia en que los malos entendidos se suponen. En este caso como se hace en el formato del que proceden, se miente directamente para jugar con el espectador, en un ejercicio de quien da mas, sin que importe nada si pierde la coherencia la estructura anterior.

Para pasar una obra de un formato a otro, hay que tener un rigor, que creo es complicado de hacer desde dentro, porque ante la obra propia los árboles no permiten ver el bosque, y puedo asegurar que no es por falta de talento de Eduardo Viladés y Aldo Benito Bernal de los que conozco su trabajo, sino por una razón de orden práctico, en la misma medida que para pintar un cuadro hay que pintarle contemplando todo el lienzo, la obra ha de ser fruto de un proceso completo y de una vez.

El escenario que se nos presenta es el de una oficina del paro, los personajes únicos son Alexia y Pepe, aunque el director haga un cameo inicial, están a la espera de ser recibidos para que les ofrezcan un empleo. El perfil de la pareja es antagónico, el hombre es un una persona totalmente domada por la vida que acude a la oficina con lectura para pasar la mañana, vestido con un chándal, de los que se nota que se usan, por el mero hecho de no salir a la calle en pijama, la mujer es todo lo contrario, irrumpe, porque Alexia, no entra sino que irrumpe, organizando, faltando, embutida en un traje de chaqueta negro, complementado con tacón, media final y perfectamente peinada.

Esta es la presentación de los dos personajes, y sin bien Pepe, representará un papel similar durante toda la función con un silencioso viaje interior, será Alexia la que haga un alarde de registros que irán del desprecio, al amor.

La historia de porque está allí esta mujer, creo que no la debo contar, porque en eso está basada la trama. El personaje al margen de dar lecciones de vida al varón domado, irá construyendo su historia en una escalada de experiencias personales y embustes, que sirven para que la comedia toque sus partes mas hilarantes, que los tiene y suscite la risa del público.

En la medida en que Alexia hace su escalada, la obra también cambia de registro, para caminar de la comedia de situación al disparate, para culminar en la desdicha, y en esa parte es quizá donde yerra el texto, porque ese drama deja sin soporte argumental a las partes directamente cómicas, e incluso rebaja el tono de las escenas que rayan el esperpento, tan divertidas, como válidas en el género de la comedia.

El trabajo de los dos actores es excelente, Paco Salvatierra tiene cualidades para la comedia, y un físico de oso de peluche entrañable, que en principio cualquiera se brindaría a llevárselo a casa, e Isabel Arenal, toca todos los registros con poderío, en un tono alto, que no deja decaer en ningún momento ni a Alexandra, ni a la función.

Si de algo está sobrada In Extremis es de desparpajo y de provocación sensual, el autor logroñés nos brinda una función muy mediterránea, o quizá será la mano del director alicantino Aldo Benito Bernal , sea como fuere se agradece ese mensaje, pasando de historias mas o menos tristonas y moralistas, de que donde hay pelo siempre hay alegría.

IMG_1441

El equipo al completo de “In Extremis”, el actor Paco Salvatierra, el autor Eduardo Viladés, la actriz Isabel Arenal y el director Aldo Benito Bernal. Foto Luis Muñoz Díez

Título In Extremis / Autor Eduardo Viladés / Director  Aldo Benito Bernal / Intérpretes  Isabel Arenal Paco Salvatierra

En cartel en La Nao 8 -Madrid- los domingos de marzo y abril a las 19.30 horas

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *