IN-EDIT. CRÓNICA 01

IN-EDIT. CRÓNICA 01

“El flamenco es una habitación con muchas puertas que solo se pueden abrir desde dentro” dice Enrique Morente en un momento del excelente documental Omega de J. Sánchez Montes y G. Iglesias que abrió clamorosamente la edición 2016 del In-Edit festival barcelonés centrado en el documental musical. Y eso es exactamente lo que se atrevió a hacer el cantaor hace veinte años durante la grabación de su célebre trabajo junto a Lagartija Nick. Y lo trabajó desde la más pura intuición, con el mismo empeño con que Antonio Arias, líder del grupo de rock que le acompañó, luchaba por que aquello saliera lo mejor posible al tiempo que intentaba evitar que Omega acabara con su banda. Ambos, con la ayuda de numerosos colaboradores, consiguieron lanzar un disco que, como dice Estrella Morente al final del largometraje “Es tan avanzado que si mi padre me lo diera a escuchar hoy le recomendaría que esperara unos años para lanzarlo”.

El asesino del flamenco

El asesino del flamenco

Morente logró el odio de muchos puristas del flamenco al tiempo que abría el camino a futuras colaboraciones suyas con Sonic Youth o Pat Metheny (sobre este último hay en el documental una impagable anécdota capilar); Arias vio como el éxito de Omega se prolongaba en el tiempo opacando trabajos posteriores de sus banda en cierta forma hipotecados por el ir y venir de los miembros originales de la formación.

El equipo de Omega en la presentación del film

El equipo de Omega en la presentación del film

Omega se centra en la génesis, grabación, lanzamiento y giras posteriores del disco y consigue ser no solo apasionante para los ya enamorados del material de base sino un documento muy divertido que nada más se queda corto en el episodio que cubre la fase final de mezclas cuando Borja Casani propone llenarlo de colaboradores para hacerlo más comercial logrando con ello que las dudas de Morente respecto a su aventura se multiplicaran.

Omega se beneficia, al igual de The Man from Mo´Wax de Matthew Jones de la existencia de numeroso material grabado en el momento en que ocurrieron los hechos; para algo estamos en los noventa y las grabaciones domésticas comenzaban a ser algo habitual.

Matthew Jones en la presentación de su peli.

Matthew Jones en la presentación de su peli.

El segundo de los títulos mencionados cuenta la historia de James Lavelle, productor, empresario, DJ y músico solo o en compañía de DJ Shadow; con su propio nombre o como parte de U.N.K.L.E. Su trayectoria profesional es también la historia del trip hop, de su eclosión en la Inglaterra de los años 90 y su deriva posterior.

Al final, todo acaba en cajas.

Al final, todo acaba en cajas.

Aunque en la película hay grandes momentos (Lavelle haciendo arqueología en el sótano de una tienda de discos literalmente inundada de vinilos) y ha sido remontada respecto a su estreno en el SXSW para incluir entrevistas, entre otros, al líder de Queens of Stone age, pierde ritmo en su tramo final y solo deja adivinar el lado más oscuro de Lavelle.

Quien no hace música es porque no quiere.

Quien no hace música es porque no quiere.

Finalmente, Melody of noise de Gita Gsell es un recorrido por una serie de personajes que se dedican (profesionalmente o no) a extraer ritmos de objetos que nada tienen que ver con los instrumentos tradicionales. “Todo lo que hay en el mundo contiene música, solo hay que saber extraerla” dice uno de los entrevistados en la película que dará buena cuenta de esta afirmación. Por ella desfilan desde los Bubble Beatz (un dúo que lleva el concepto del musical Stomp a terrenos que rivalizan con la música electrónica y ejecutan sus composiciones empleando únicamente chatarra) a un émulo del Dr. Franz de Copenhague capaz de sacar riff de una guitarra eléctrica colocando ésta sobre la olla en la que prepara palomitas de maíz pasando por un ecologista que literalmente toca la batería sobre las piedras y el pasto de un paisaje montañoso. Una asombrosa propuesta sonora que resulta algo evidente en lo visual y al que está pidiendo a gritos algo del sentido del humor que el tópico niega a los alemanes.

Por NACHO CABANA

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *