FUERA DE JUEGO, de Enzo Cormann

FUERA DE JUEGO, de Enzo Cormann

 

Mikele Urroz, Ion Iraizoz y José Juan Rodríguez en Fuera de Juego

No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos,

los insistentes, los tolerables,

aquellos que forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.

Emil Cioran

 

Por Coral Igualador

La obra Fuera de Juego, pertenece al escritor francés Enzo Cormann, uno de los autores de la dramaturgia francesa mas prolífico y premiado. Este texto, que nunca se ha puesto en los escenarios españoles, llega por primera vez de la mano de La Caja Teatro, dirigida por Íñigo Rodriguez-Claro y traducido por Fernando Gómez Grandes.

¿Qué cuenta Fuera de juego? Una historia de caos, que parte de la perdida del estatus laboral, visto este como sustento de alimento y realización. Perdida que desencadena una serie de acontecimientos los cuales desestabilizan al hombre pero también al sistema.

Una especie de thriller de hombre desesperado- el ingeniero Gerard Smec– contra el mundo, en busca de una solución poco plausible por lo limitado de los recursos que le quedan para actuar y por las características del sujeto. Un hombre normal en paro, deambulando en protesta sonora a veces, otras en desesperación patética o en sueños proféticos donde fabrican perdedores y cloacas para una gran mayoría, el pueblo creyente de ser burguesía.

Fuera de juego.

Fuera de juego. En primer plano Mikele Urroz al micrófono, agachado José Juan Rodríguez, desdibujado Ion Iraizoz.

La obra de Cormann aboga por la funcionalidad del teatro como herramienta de reivindicación y de compromiso social. El teatro no es neutro. Entonces el autor saca en la foto a aquel que no sale habitualmente hasta llevarle a salir en un retrato por causas mayores. Porque en Fuera de juego una persona está muerta y su foto sale en la portada de todos los periódicos. Un alguien al que querían apartar, de manera correcta socialmente, pero  que se negó a estar fuera de juego, y la única solución fue estar fuera de juego para siempre. Esa es la ironía cruel del sistema que retrata el autor. Jugar tiene un precio.

Tengamos en cuenta que, según datos, en el 2011 Francia era líder europeo de suicidios relacionados con el ámbito laboral. Un país donde la presión y las nuevas políticas laborales hacen que se engrosen las listas de muertos por y en los puestos de trabajo. En la narración, al ingeniero le quedan pocas opciones mas que la muerte.

Los textos de Cormann no son sencillos, ya que concibe el teatro como un puzzle de piezas pequeñas y con matices muy iguales de color que llevan a un complejo mecanismo de realidades sencillas que se van desvirtuando.

Fuera de juego.

Fuera de juego. Foto de Unai Beroiz y La Dalia Negra.

La Caja Teatro, al mando de Íñigo Rodriguez-Claro entiende a la perfección el mecanismo de Cormann y genera una puesta en escena con el fin de desordenar el puzzle, matizarlo, colocarlo, entretenernos, movernos con el personaje, atraernos hacia múltiples actuantes; necesita tan solo tres actores para descolocarnos y volvernos a colocar en la vorágine frenética que crean en el escenario. Una forma de narración digna de admiración, donde el cómo pesa sobre el qué, para que se haga digerible, y hasta magistral, un texto que bien podría haber sido una miscelánea que solo llevará a una historia de un pobre hombre atrapado por el sistema que acaba en tragedia mediática.

El autor rumano Emil Corian decía que era imposible asistir más de un cuarto de hora sin impaciencia a la desesperación de alguien, y así sucede en escena. Sabemos desde el principio a que nos llevará la desesperación del ingeniero, y sin embargo la forma de tratamiento escénico es tan inteligente, plástica y dinámica que nos conduce con precisión y atractivo.

Una obra de investigación sobre la forma de llevar un texto para atender a lo que le sucede, aun sabiendo lo que  va a suceder, así como atento están los actores unos con otros. Una dirección de maestría, combinada por el concepto visual de las imágenes que se proyectan. Entropía dicen. El caos al que conducen al sistema, al hombre.

Cartel Fuera de Juego

Los actores: Mikele Urroz, José Juan Rodríguez y Ion Iraizoz. Impresionantes. Mención de honor.

Ion Iraizoz es el ingeniero. El hombre corriente que no se resigna. Él se transforma en escena haciéndose estandarte del portador intrínseco  de cualquier orden, el orden de una vida antes del despido,  para derivar en el caos de lo que le obligan a ser y él se niega. Un actor que se transmuta gradualmente, como lo hace su personaje y que es de verdad, sin género de dudas, el ingeniero Smec. Una mezcla de fuerza, ternura, desesperación y realidad que salda con una soberbia actuación.

 Mikele Urroz y José Juan Rodriguez son los otros, los artífices y acompañantes a través de varios personajes del periplo hasta el inevitable final. Mikele es enorme: una actriz de recursos ilimitados, con una presencia escénica de versatilidad y coraje en todo lo que hace que te emboba, y no es fácil ser buena en cada personaje, y ella lo es:  La mujer empresaria de recursos humanos, la novia, el sueño de la mujer borracha, la parodia del video. José Juan no se queda a la zaga. Baila, chulea, se trasviste, incita, provoca, sueña, es mujer, es hombre, es rata de show… Su cuerpo y su voz es un abanico de posibilidades que simplemente se despliegan sin apenas notarse el esfuerzo. Un lujo actoral. Una diversión para los sentidos.

Y he aquí, que tres grandes actores, con una magnifica dirección de texto y puesta en escena hacen que el texto pase de ser un thriller con literatura, a una obra interesante.

Título: Fuera de Juego / Dirección: Iñigo Rodriguez-Claro/ Texto: Enzo Cormann/ Traducción: Fernando Gómez Grande/ Dramaturgia: María Velasco/  Interpretes: Ion Iraizoz, José Juan Rodríguez, Mikele Urroz / Compañía: La caja teatro / Ayudante de dirección: Javier L.Patiño/ Espacio Escénico y Vestuario: Paola de Diego /Asesoría de Movimiento: Regina Ferrando / Fotos: Unai Beroiz y La Dalia Negra /Audiovisual: La Dalia Negra.

Nave 73  C/Palos de la Frontera, 5

Miércoles y jueves 11, 12, 18, 19, 25, 26 enero

Hora 20:30h

 

 

 

Autor

Coral Igualador Poveda
Desde que me recuerdo me han gustado los actos de narración: teatro, literatura, cine... Me apasiona la narración, la psicología y la comunicación y por eso de los caminos no rectos, pero que conducen a lo mismo, acabe estudiando logopedia. He tenido la oportunidad de formarme y trabajar como consultora de comunicación, voz, teatro creatividad y desarrollo personal para diversas entidades y personas. También escribo guiones, obras de teatro, dirijo y actuó. Otra oportunidad que me ha brindado la vida es la de escribir sobre el teatro que se sigue vivo, eternamente vivo, y poder difundirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *