It Follows, de David Robert Mitchell

It Follows, de David Robert Mitchell

Es el género de terror tan complejo como el de humor y se corta tanto como la mayonesa. Caminan ambos por un estrecho sendero lindante con un barranco y un traspié puede precipitar el invento al vacío. Difícilmente una película de humor puede producir terror, sí nuestra huida de la sala en cuanto se adentra en lo grosero y ramplón, pero sí sucede con harta frecuencia que un film que pretende erizarnos la dermis desate nuestras carcajadas.

Maika Monroe, la adolescente protagonista de "It Follows"

Maika Monroe, la adolescente protagonista de “It Follows”

It Follows, el segundo largo de David Robert Mitchell (Clawson, 1974), se inscribe en ese género que nació alrededor de los 80 en Estados Unidos, el slasher, y de sus fronteras no sale, en el que adolescentes que han cometido algún pecado (sexual, claro) reciben su castigo en la tierra a manos de algún extraño ser justiciero, cine para ser deglutido en compañía de un cubo de palomitas y una cola tamaño XXXL, subgénero terrorífico diseñado para el mismo público que disfruta de las gamberradas universitarias, Transformers y otros artefactos, ese cine en el que se ciscaba Alejandro González Iñárritu en Birdman.

En It Follows un mal polvo pegado en la parte trasera de un coche desata una pesadilla de la que es víctima la adolescente protagonista Jay Height (Maika Monroe) y sus amigos Paul (Keir Gilchrist) y Jeff (Jake Weary), un guaperas siniestro, con presencias extrañas, fantasmas, apariciones y una amenaza viral ligada al sexo precoz que no creo que sirva para que disminuyan  en Estados Unidos la cantidad de embarazos de adolescentes que se producen en el periodo escolar.

No pueden faltar las casas encantadas en esta película de terror

No pueden faltar las casas encantadas en esta película de terror

It Follows, con guion del propio David Robert Mitchell, tiene factura de serie Z; recuerda, en algún momento, a algunas de las peores películas de John Carpenter; no produce miedo, sino todo lo contrario y su única virtud es que el realizador no eche mano del derrame hemoglobínico, ni de las mutilaciones tan comunes en este tipo de cintas, como Hallowen o Pesadilla en Elm Street, sino que pretenda asustarnos con viejitos de geriátrico, que hace que anhelemos a Los muertos vivientes de George Romero, o recurra a las amenazas vía ordenador y teléfono móvil.  Magistral el asedio a la casa en donde se refugian los adolescentes de It Follows por parte de los entes amenazantes, para tomar nota de cómo no se debe rodar una secuencia.

It Follows estuvo presente en el festival de Cannes y en el de Sitges: misterios de los programadores.

Autor

José Luis Muñoz
Es uno de los más prolíficos, premiados y consolidados cultivadores de la literatura negrocriminal española y uno de sus miembros fundacionales por su vinculación a la Semana Negra de Gijón desde su primera edición. Treinta y siete novelas publicadas, de géneros tan diversos como el fantástico, erótico, histórico y policial, cinco libros de relatos y un buen número de galardones (Tigre Juan, Azorín, Café Gijón, La Sonrisa Vertical, Camilo José Cela, Ángel Guerra…) le avalan. Es el autor de "Barcelona negra", "El mal absoluto", "La caraqueña del Maní", "La Frontera Sur", "La pérdida del Paraíso", "Ciudad en llamas" y "El secreto del náufrago" entre otras. Su últimas novelas publicadas son "Te arrastrarás sobre tu vientre" (El Humo del Escritor, 2014), "Marero" (Ediciones Contrabando, 2015), "Ascenso y caída de Humberto da Silva" (Editorial Carena, 2016), "El hijo del diablo" (Editorial Serbal, 2016) y "Cazadores en la nieve" (Editorial Versátil, 2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *