Érase una vez en el País de las Maravillas se estrena con datos discretos

Érase una vez en el País de las Maravillas se estrena con datos discretos

El Conejo Blanco nos ayuda a salir de Storybrooke sin olvidar nuestros recuerdos.  Atravesamos la madriguera y llegamos a Londres, el mundo de Alicia.

 

Hace unos años… Alicia (Sophie Lowe; Beautiful Kate) corre hacia su casa para contarle a su padre todas las aventuras que ha vivido en el País de las Maravillas.  Historias protagonizadas por gatos invisibles que hablan, orugas gigantes que fuman, una reina malvada y un sin fin de seres extraordinarios hacen que el padre de nuestra protagonista se plantee internar a  Alicia, ella por su parte decide regresar al País de las Maravillas para conseguir pruebas de que lo que ha contado es real. En uno de sus viajes conocerá a Ciro (Peter Gadiot), de quien se enamorará.

conejo_wonderland
El  Conejo Blanco en la cafetería de la Abuelita, en Storybrooke.
 

 

En la actualidad, Alicia, internada en un hospital psiquiátrico,  toma la decisión de someterse a un tratamiento que le hará olvidar todos sus “sueños”.  Acepta que todo lo que ha contado es producto de su imaginación ya que quiere olvidar todo lo que ha vivido y ha perdido debido a este lugar que aparentemente no es real.

Sin embargo, antes de someterse al tratamiento, antiguos amigos le devuelven las esperanzas: Sota de Corazones (Michael Socha; This is England) y el Conejo Blanco (John Lithgow) viajan hasta el psiquiátrico para  llevara Alicia de regreso al País de las Maravillas, en busca de su gran amor.

Tras atravesar por la madriguera del conejo, nos encontraremos con la Oruga azul (Iggy Pop), Cheshire (Keith David), la Reina Roja (Emma Rigby; Hollyoaks) y con personajes de otros reinos, como Jafar (Naveen Andrews; Perdidos) el malvado hechicero de Ágrabah.

jafar_wonderland

Naveen Andrews es Jafar

Eddy Kitsis Adam Horowitz presentan una interesante propuesta con una Alicia adulta que se aleja de las princesas de cuento que necesitan ser rescatadas por su príncipe.  Un guión acertado, ya que recuperan la esencia de la primera temporada de la serie madre, dónde el cuento tradicional protagonizado por dos personajes que se amaban (Blancanieves y el príncipe Azul)  era la trama principal.  Pero “Érase una vez en el País de las Maravillas” es mucho más que una historia de amor.

Su punto débil, como ya sucediera en Érase una vez, son los efectos especiales. En el spin off parecen aún más evidentes puesto que muchos de los personajes están realizados por ordenador. No mejorarán. 

 

Érase una vez en el País de las Maravillas, se estrenó el 10 de octubre por el canal estadounidense ABC, consiguiendo unos discretos datos de audiencia con 5.740.000 espectadores. La serie se planteó como una única temporada de 13 episodios, por tanto no debería temerse por su cancelación.

Autor

Vanesa Rodríguez
Seriéfila. Frakker. Lostie. Whovian. Me gustan las series británicas. Apasionada de la literatura. La fantasía y la ciencia ficción. Tolkien. García Márquez. Gaiman. La música de los 80'. Queen. El indie rock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *