El guardián invisible, de Fernando González Molina

El guardián invisible, de Fernando González Molina

El director Fernando González Molina se ha convertido en un experto adaptador de best sellers. El realizador navarro se ha encargado de llevar a la gran pantalla libros como Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, cintas basadas en las novelas rosas del italiano Federico Moccia, o Palmeras en la nieve, drama romántico que tomaba como base la obra homónima de la escritora  española Luz Gabás. El guardián invisible, la traslación al cine de la primera entrega de la Trilogía del Baztán firmada por Dolores Redondo, vuelve a repetir gran parte de los logros y defectos de sus filmes previos.

Quizá el mayor de los méritos del largometraje sea su acabado técnico. Mención especial merece la fotografía tenebrosa de Flavio Martínez Labiano, que imprime el necesario tono lúgubre a las pesquisas de esa joven e inteligente policía que investiga los misteriosos asesinatos de unas menores en una zona rural navarra.

Marta Etura y Carlos Librado encarnan a los investigadores de una serie de asesinatos de menores en El guardián invisible

Marta Etura y Carlos Librado encarnan a los investigadores de una serie de asesinatos de menores en El guardián invisible.

No obstante, como ocurre en gran parte de la filmografía de González Molina,  el largometraje patina cuando intenta ahondar en el drama de los personajes. De esta manera, la traumática experiencia de la protagonista en su infancia, mostrada en su mayor parte a través de flashbacks, resulta involuntariamente cómica.  La histriónica actuación de Miren Gaztañaga, encargada de dar vida a la madre de la agente de policía, no ayuda precisamente a lograr que esos pasajes tengan la más mínima verosimilitud.

Es precisamente el desigual trabajo interpretativo es uno de los talones de Aquiles de El guardián invisible. Mientras que Elvira Mínguez vuelve a bordar un papel de mujer amargada, Marta Etura resulta un poco monocorde como esa investigadora aparentemente dura y atormentada por sus demonios interiores. Tampoco acaba de convencer la habitualmente excelente Itziar Aitzpuru, que compone un personaje de tía al borde de la caricatura.

Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura dan vida a tres hermanas con un pasado trágico en El guardián invisible

Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura dan vida a tres hermanas con un pasado trágico en El guardián invisible

Por otra parte, el libreto de Luiso Berdejo carece de solidez. El  experto guionista ha pretendido incluir los máximos elementos del original literario sin lograr que muchos personajes y situaciones tengan verdadera importancia. A todo ello hay que sumar la precipitación con la que resuelve la trama criminal y una incapacidad para integrar de manera relevante los elementos del folclore navarro.

En resumen, El guardián invisible vuelve a ser, al igual que gran parte de la carrera de González Molina, un producto brillante en la superficie y bastante hueco en el fondo.

Autor

Julio Vallejo Herán creció queriendo ser un héroe Marvel. Sin embargo, las películas, los libros y la música se cruzaron en su camino y, desde entonces, se fijó como meta escribir de asuntos más o menos culturales. Licenciado en Periodismo y Experto en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor como comunicador y crítico en medios como Televisión Española, Europa Press Televisión, Lainformacion.com, Cine para leer, Tendencias Magazine, AB Magazine, Coveritmedia, Pasionporelcine.es, Freek Magazine, Verano Complutense, Supernovapop.com, Macguffin, Muchoruido.com, Basecine.net, Muzikalia.com, Cine 5 Estrellas (www.cine5x.com), Avant Press, Cinema Ad Hoc y Notasdecine.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *