Darío Frías dirige Fin de engaño. Una comedia brillante de Luis Sánchez-Polack

Darío Frías dirige Fin de engaño. Una comedia brillante de Luis Sánchez-Polack

En la imagen el autor Luis Sánchez-Polack, la actriz Carlota Baró, el director Darío Frías y los actores Edu Rejón, Gonzalo Trujillo y Veki Velilla, en el escenario de Teatros Luchana, despues de representar Fin de Engaño.

 

Por Luis Muñoz Díez

 

Fin de engaño, es una comedia con una sólida carpintería de Luis Sánchez-Polack, en la que los conflictos se suceden desde el minuto cero, y van de principio a fin de la obra, por lo que la función adquiere un ritmo trepidante.

Conocer la obra de Luis Sánchez-Polack, -no confundir con su genial tío abuelo Tip, del que hereda su nombre-, ha supuesto para mí una grata sorpresa, porque la comedia es un género tan difícil como necesario. No hay muchos autores que se dediquen a reivindicar la risa como un bien cultural imprescindible, sin necesidad de ir más allá, y Sánchez-Polack lo hace estupendamente.

A los hermanos Eduardo, Luicía y Mónica García-Saavedra, y a Carlos, no saben aún, los sobresaltos que les deparan las primeras horas del 1 de enero de 2018

A los hermanos Eduardo, Luicía y Mónica García-Saavedra, y a Carlos, no saben aún, los sobresaltos que les deparan las primeras horas del 1 de enero de 2018

La historia es la de los tres hermanos García-Saavedra, que pertenecen a una familia acomodada de las de toda la vida. Eduardo, Mónica y Lucia García-Saavedra esperan con impaciencia la herencia de su riquísima abuela que se acaba de morir, dado que la renta que los pasa no les parece suficiente. Hace años irrumpió en su vida Carlos, un economista simpático y guapo, que con la estrategia del agua se fue infiltrando en la vida de los tres hermanos hasta resultar imprescindible.

Cómo en toda buena comedía todos lo personajes ocultan algo, ese algo será lo que iremos descubriendo en la madrugada del primero de enero de 2018. Los tres hermanos guardan un secreto, pero el pluscuamperfecto Carlos también, y en materia ética está a la baja-altura de los hermanos.

Hasta aquí puedo contar, el resto sería restar el factor sorpresa que con tan buen pulso ha sabido administrar el autor. Si digo que conocer la obra de Luis ha sido una grata sorpresa, añado que la función no ha podido caer en mejores manos que las de Darío Frías, un actor-director que ha batido el récor de horas representando en Microteatro por dinero de Madrid. Al margen de ser un actor popular por su participación en series muy populares. Debutó en la dirección teatral con con Por Encima de su Cadáver, un trabajo impecable, que se representó con éxito en la temporada de 2016.

Darío ha elegido bien el elenco de actores: Veki Velilla, Carlota Baró, Guillermo Trujillo y Edu Rejón, que encajan sin fisura en sus personajes, y aprovechan el texto de una forma brillante.

Mónica y Lucía García-Saavedra, dos hermanas que saben bien lo que quieren interpretadas por Veki Velilla y Carlota Baró en Fin de engaño de Luis Sánchez-Polack.

Mónica y Lucía García-Saavedra, dos hermanas que saben bien lo que quieren interpretadas por Veki Velilla y Carlota Baró en Fin de engaño de Luis Sánchez-Polack.

Veki Velilla es Mónica, la hermana pequeña de los García-Saavedra. Una especie de lolita ociosa, rápida para la vida, a la que presenta cara cuando ve claro el objeto de su deseo. Veki, encaja y potencia con talento a la traviesa Mónica.

Carlota Baró es Lucia, una mujer nacida para brillar socialmente, que no admite rivalidad en su protagonismo, tanto es así que, en su utopía de boda de “niña burguesa”, no quiere que ese día la eclipse ni el novio. Guarda un secreto: No está enamorada de su novio, pero no importa, lo importante es la la ceremonia, la forma y su brillo, en su frívola existencia el fondo no ocupa lugar alguno. Carlota Baró se luce como actriz, dando vida a esa mujer que podría parecer de otro tiempo, pero a fecha de hoy las Lucías no se han extinguido.

El actor Edu Rejón es Eduardo García Saavedra. El Fin del engaño cambiará la vida, abriéndole las puertas de par en para a lo lúdico de la vida. Foto de

El actor Edu Rejón es Eduardo García Saavedra. El Fin del engaño cambiará la vida, abriéndole las puertas de par en para a lo lúdico de la vida. Foto David Sagasta Mora.

Edu Rejón es Eduardo, el hermano varón de los García-Saavedra. Siempre encorsetado por no disgustar a papá, que le ha puesto el listón muy alto, por lo que se ve en ser otro parásito como sus hermanas, pero Eduardo se mira en el espejo de un padre perfecto a sus ojos. Al revelarse su engaño, le dará pie a desprenderse del corsé, y de que forma. Eso le permite al actor Edu Rejón componer dos personajes en la misma obra de una manera brillante.

El actor Gonzalo Trujillo es Carlos en Fin de engaño Es el objeto del deseo de los hermanos García Saavedra, y podría ser que también de la riquísima abuela.

El actor Gonzalo Trujillo es Carlos en Fin de engaño Es el objeto del deseo de los hermanos García Saavedra, y podría ser que también de la riquísima abuela. Foto de Juan Carlos Toledo.

Gonzalo Trujillo es el pluscuamperfecto Carlos, que tiene encandilados a los hermanos García-Saavedra de una forma u otra, o de la misa, incluso él piensa que también a la riquísima abuela. Gonzalo dá muy bien el tipo de hombre sensual y enamorado de Lucía, friki para Mónica, y compañero de juegos y barra de Eduardo. El actor asume con gracia y elegancia un personaje que de entrada no es fácil, pero logra la empatía del publico que lo quiere igual como noble o villano.

En la representación a la que asistí de Fin de engaño, se suma un buen texto de Luis Sánchez-Polack, con una acertada dirección de Darío Frías y la trepidante actuación de Veki Velilla, Carlota Baró, Edu Rejón y Gonzalo Trujillo, que no escatiman en resortes para hacer que el público ría con ganas, para eso hace falta que se conjuren varios talentos y en este caso autor, director y actores lo logran.

Vuelvo a revindicar la risa como bien cultural imprescindible, gracias Luis, Darío, Veki, Carlota, Edu y Gonzalo por contribuir a ello.

Fin de engaño de Luis Sánchez-Polack, está en cartel en los Teatros Luchana de Madrid, más información de fechas horarios, y compra de entradas aquí

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *