D´A 2018. Crónica 06.

D´A 2018. Crónica 06.

Por NACHO CABANA

Iraníes y judíos por el mundo.

La edición del D´A 2018 que está llegando a su fin se ha caracterizado, amén de por una excelente selección, por la presencia de numerosos films sobre la realidad social de los musulmanes en el siglo XXI tanto en sus países de origen como en los de acogida. Bien es cierto que todas estas cintas han sido producidas y rodadas fuera del país farsí por cineastas residentes en el Europa o América. Pero la problemática está ahí y a las ya comentadas se añaden ahora dos largometrajes más.

Ava de Sadaf Foroughi es un “coming of age” donde una adolescente normal, incluso buenecita para los estádares que se manejan ahora en occidente, vive un auténtico calvario por culpa de la presión de un entorno social y religioso que condena cualquier conducta más o menos personal y, sobre todo (y esta es la principal aportación de Foroughi) la presencia de una madre asfixiante a la que todo lo que hace su hija le parece la antesala del fin del mundo.

Foroughi consigue transmitirte el agobio cotidiano de su joven protagonista y un retrato de la sociedad en que se inscribe no tan alejada de ciertos ambientes de la nuestra. Abusa la directora de los planos desenfocados mantenidos hasta que el actor llega al punto correcto y está bien interpretada por Mahour Jabbari como la chica, Bahar Noohian en el rol de la madre y Leili Rashidi como la jefa de estudios de la escuela.

The charmer de Milad Alami habla de un emigrante iraní en Dinamarca que se aprovecha de su físico para encontrar una mujer que se case con él y pueda evitar la deportación a su país de origen. Los problemas morales, sentimentales y legales que ello le ocasiona (máxime porque su situación real en Irán dista de ser la que dice) son el núcleo de una película que se disuelve en su tercio final pero que acierta al retratar las fiestas y modo de vida de los emigrantes farsíes en los países nórdicos. El guión, del director conjuntamente con Ingeborg Topsøe, confunde el segundo punto de giro con el desenlace y eso provoca que la segunda mitad del segundo acto se demore en exceso.

En un ambiente igualmente asfixiante que Ava, aunque nada tengan que ver sus protagonistas con Irán, se desarrolla Desobediencia, la primera película de Sebastián Lelio en inglés. Es muy posible que el tener este largometraje ya acabado y el remake USA del trabajo que le puso en el mapa internacional, Gloria, ya en el posproducción allanara al chileno el camino hacia la alfombra roja.

En cualquier caso, Desobediencia mantiene las constantes de Una mujer fantástica aunque cambiando radicalmente el ambiente en que se desarrolla la trama. Como en su oscarizada película, estamos ante la incomprensión que una sociedad cerrada y conservadora sufre cuando la realidad LGTB irrumpe en ella. Y al igual que en ella, es una muerte y el duelo posterior lo que estructura la peripecia moral de sus protagonistas. En esta ocasión, dos lesbianas en el centro de una comunidad judía de Londres.

El primer acierto de Lelio y su coguionista Rebecca Lenkiewicz adaptando la novela de Naomi Alderman es no dedicar ni un segundo (ni un flashback) a explicar al espectador el pasado del trío protagonista y dejar que el espectador lo vaya averiguando mientras se narra el tiempo presente. El segundo, es mantener en medios tonos las personalidades de las dos amantes teniendo mucho cuidado en no parodiar la ortodoxia judía en la que se mueven.

Rachel McAdams compone una Esti Kuperman fantástica a partir de las emociones truncadas por una vida pequeña, cerrada y guiada por la sociedad de sus ancestros. A su lado, Rachel Weisz desdobla su munición emocional entre la nostalgia por el amor reencontrado y el dolor (lejano) por la muerte de su padre. El estatus de estrellas de las dos actrices hace que sus encuentros sexuales sean más pacatos de lo deseado y el equilibrio entre ambas lo aporta Alessandro Nivola en el desagradecido papel de esposo de McAdams.

Es todo demasiado intenso en Desobediencia. No permite Lelio el más mínimo resquicio en su relato para que el espectador respire, está muy bien musicado por Matthew Herbert y su título no puede ser más apropiado aunque el resultado final sería mejor de haberse eliminado los últimos cinco minutos.

Un buen debut de Lelio en las grandes ligas. A ver qué ha hecho en su remake de Gloria con Julianne Moore.

Autor

Nacho Cabana
Escritor y guionista profesional desde 1993. Ha trabajado en éxitos televisivos como COLEGIO MAYOR, MÉDICO DE FAMILIA, COMPAÑEROS, POLICÍAS EN EL CORAZÓN DE LA CALLE, SIMULADORES, SMS y así hasta sumar más de 300 guiones. Así mismo ha escrito los largometrajes de ficción NO DEBES ESTAR AQUÍ (2002) de Jacobo Rispa, y PROYECTO DOS (2008) de Guillermo Groizard. Ha dirigido y producido el documental TRES CAÍDAS / LOCO FIGHTERS (2006) presentado en los festivales de Sitges, DocumentaMadrid, Fantasia Montreal, Cancún y exhibido en la Casa de América de Madrid. Ganó el premio Ciudad de Irún de cuento en castellano en 1993 con LOS QUE COMEN SOPA, el mismo premio de novela en castellano en el año 2003 con MOMENTOS ROBADOS y el L´H Confidencial de novela negra en 2014 con LA CHICA QUE LLEVABA UNA PISTOLA EN EL TANGA publicada por Roca Editorial. Acaba de publicar en México su nueva novela VERANO DE KALASHNIKOVS (Harper Collins). Su nueva serie, MATADERO, este año en Antena 3 y Amazon Prime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *