Concha Velasco es Reina Juana, de Ernesto Caballero, dirigida por Gerardo Vera

Concha Velasco es Reina Juana, de Ernesto Caballero, dirigida por Gerardo Vera

Concha Velasco en un momento de Reina Juana de Ernesto Caballero, dirgida por Gerardo Vera en una imagen de Segio Parra.

Por Luis Muñoz Díez

Reina Juana, es un texto extraordinario de Ernesto Caballero, que tiene como protagonista a  Juana de Castilla, conocida como la loca y para él cuerda. Una mujer de la que prácticamente nada se sabe, y el autor la otorga la palabra con el pretexto de una confesión, tallando un lenguaje tan bello, descriptivo y sonoro, que a veces parece un trabalenguas.

Ofreciendo una visión inédita del personaje, porque es la de Juana, que loca o cuerda, fue emparedada por el poder de su padre Fernando de Aragón, de su marido Felipe, y de su hijo el Carlos I.

De su historia no queda una crónica cierta, y para mayor confusión, ocupa un lugar en el imaginario popular por la obra de ficción de Locura de Amor de Tamayo y Baus, por eso celebro en todo lo que vale esta Reina Juana.

El estreno de Locura de Amor en 1947, fue un éxito en el teatro. El drama tan ampuloso como superficial de una reina católica, que sufría por la traición de su marido con una mora infiel. Llenaron primero los teatros y después las salas de cine, y para cuando se podría haber olvidado ese cromo, se volvió a llevar al cine con la única novedad de que la acartonada historia en blanco y negro de 1948, en 2001 era en color.

Ernesto Caballero por fortuna sopla el polvo de la historia, y nos presenta a una Reina Juana, no solo cuerda, si no con buena memoria. Hilando su historia y la de Castilla, nos recuerda como fue coronando un rey extranjero que no conocía ni la lengua de sus súbditos. Para la Juana de Caballero, el poder es la mano diestra de la maldad, y de alguna manera en la muerte de los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado, ve una redención de lo que hubiera podido hacer de ellos el “poder”.

El hermoso texto de Caballero, suena como un soplo de aire liberador en la remansada boca de una Juana de 76 años, una mujer ya, más allá del bien y del mal. La obra cuenta con una potente puesta en escena de Gerardo Vera, en una escenografía sencilla e imponente, compuesta por tres paneles, dos puertas y una ventana que firma el propio Vera junto a Alejandro Andújar. Oscura y efectiva para albergar tanta vida y tanta traición, un espacio  que junto a las proyecciones puntuales de Álvaro Luna, el director maneja de manera primorosa para hacernos viajar a de Flandes o Valladolid, pasando por Toledo.

Puertas y ventanas abrirán el recuerdo de la mujer, o se cerrarán para ser la prisión de la Reina, iluminada de una manera dramáticamente acertada por Juanjo Llorens.

Concha Velasco es una actriz tan poderosa, que hace el texto de Caballero suyo, tiene una voz con un timbre único. Se entrega generosa como lo ha hecho durante toda su carrera, siendo un prodigio escénico es en si misma.

Poco más puedo decir de una función como Reina Juana, únicamente felicitar a don Ernesto, don Gerardo y doña Concha. Son ustedes realmente un lujo para el Teatro.

Concha Velasco en un momento de Reina Juana de Ernesto Caballero, dirgida por Gerardo Vera en una imagen de Segio Parra.

Concha Velasco en un momento de Reina Juana de Ernesto Caballero, dirgida por Gerardo Vera en una imagen de Segio Parra.

Del 11 de octubre al 12 de noviembre en el Teatro de La Abadía de Madrid, más información de fechas y horarios aquí

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *