“Comiéndote a besos”, un cuento para disipar el recelo a las personas con VIH

“Comiéndote a besos”, un cuento para disipar el recelo a las personas con VIH

Los actores Carla Piñana y Pablo Cabrera

Abel Zamora ha escrito “Comiéndote a besos“, una comedia azucarada, para ayudar a asimilar la noticia de que una persona a la que quieres o te gusta es portador de VIH.  Zamora se basa en un libro interactivo de la ONG Imagina MÁS y la canción de Rozalén del mismo título.

Digo que Zamora nos presenta una comedia azucarada, pero no hay suficiente edulcorante para asimilar, lo que si bien, hoy no es mas que una enfermedad crónica y con buen pronóstico, hasta finales del siglo pasado era una verdadera plaga de exterminio; su nombre era sinónimo de muerte.

En España, en principio los heterosexuales, por desinformación, creían estar a salvo de ser portadores de VIH “Eso eran cosas de drogadictos y de maricas“, con lo que los dos colectivos tuvieron que bregar con la doble carga de marginación. Los drogodependientes, tachados de simple escoria y delincuentes, y los homosexuales de libertinos y enfermos, y no era difícil oír en público, sin respuesta ni defensa, palabras tan duras como “lo tienen merecido, que se mueran“.

cartel_low 1Afortunadamente se ha avanzado tanto en la investigación de la enfermedad, como también se ha dado un paso de gigante, y la sociedad, a regañadientes, va asimilando que la drogodependencia se puede tratar. Y lo que es mas importante, que los homosexuales no son enfermos. Su opción viene dada como el color de sus ojos, por lo que hay que vivirla con la misma naturalidad con que se respira.

Y algo importante: si no se toman medidas el VIH no tiene en cuenta la preferencia sexual, ni el género de las personas, por lo que ni hay ni que asustarse ni confiarse.

Dicho esto, creo que es un placer el poder decir a 3 de febrero de 2016  he asistido a ver “una comedia azucarada” sobre un tema que hasta hace nada no tenía otro sabor que la gama de los amargos.

La obra “Comiéndote a besos” tiene un componente didáctico y se trata de una fábula con moraleja. La moraleja está en lo muy importante que es tener una correcta educación afectiva y si el afecto es sólido las barreras del amor y entendimiento se derriban.

Una mensaje que dicho sin envolturas parece echar para atrás, porque vivimos en la constante dicotomía de los prejuicios y el miedo a mostrar nuestros miedos y debilidades, cuando todos en el fondo deseamos ser aceptados y amados.

Comiéndote a besos” es la historia de una chica y tres chicos dispuestos a enamorase. Dos de los chicos llegan a una ciudad que los deslumbra, y viven con libertad su ocio y su sexualidad. Hasta que un día les llega la noticia de que son portadores de VIH, tanto para el camarero como para el profesor que reciben la noticia, hay un antes y un después que les hace blindarse afectivamente. Y no se desbloquearan hasta que no aparece un chico y una chica, que les harán sentir que los quieren por lo que son, y no por lo que corre por sus venas.

Abel Zamora tiene un talento especial para jugar con el cotidiano, aunque sea duro, sin perder en ningún momento una visión colorida y decidida. Una visión extremista y apasionada, como se vive la adolescencia, en que igual se puede ver una película hasta la saciedad, que se espera durante horas en un lugar, con el único motivo de ver pasar a la persona que te gusta. Sitúa a los personajes en su casa, su trabajo, las discotecas o en el bar de reunión imprescindible de una edad, en que si no sales a la calle estás seguro de haberte perdido algo.

31628_comiendote-a-besos

Fernando Bodega, Juan Silvestre en “Comiéndote a besos”

La dirección de Asier Andueza es igual de ágil y desenfadada. Están bien mezcaldas las tramas, marca a los actores en el exceso que permite la comedia, y se agradece. Tanto cuando bailan, cantan, aman o sufren, con lo que resta hierro al tema, y crea en ambiente optimista que traslada el mensaje de normalización. El resultado es una comedia divertida de la que puede disfrutar todo tipo de público, y el gay en concreto por la cantidad de guiños específicos que contiene la función.

Asier Andueza logra que el público pueda empalizar con los personajes interpretados por Carla Piñana, Fernando Bodega, Juan Silvestre y Pablo Cabrera, que dan vida a las dos parejas de enamorados, los cuatro actores manejan muy bien el registro de la comedia, y conocen bien a su público.

Asistí a la función del día 3 de febrero de 2016, y el públio se río durante toda la representación, y al final aplaudió con ganas.

Título: “Comiéndote a besos” / Escrita por Abel Zamora, basada en el libro interactivo de la ONG Imagina MÁS y la canción de Rozalén del mismo título / Director: Asier Andueza / Elenco: Carla Piñana, Fernando Bodega, Juan Silvestre y Pablo Cabrera / Director: Asier Andueza / Fotos de Jesús Mayorga.

Se puede ver en La sala TU de Madrid todos los miercoles a las 20:30 a partir del 3 de febrero de 2016.

Con tu entrada estarás ayudando a la ONG Imagina MÁS para acabar con la discriminación de las personas con VIH.

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *