BRETT DENNEN: El hippy de la voz rara

BRETT DENNEN: El hippy de la voz rara

What the hell is heaven? Is there a home for the homeless?

Is there hope for the hopeless?

Al publicar mi anterior artículo, Luis DelRoto me hizo una crítica absolutamente constructiva, pero de la que aún hoy no me he podido recuperar porque yo y mi tolerancia a la frustración nos llevamos regular.  Me decía muy acertadamente que la próxima vez que publicara intentara sacar un tío que no tuviera la misma pinta que el anterior, y es que… ¡Los cantantes de Bon Iver y Phosporescent son exactamente iguales! Y yo, como soy tan chula, se las doy con queso (californiano) y hoy me traigo a un pelirrojo imberbe ataviado con sombreros de cowboy y con apariencia de abusar, si acaso, del té verde.
Hace apenas dos semanas sacó nuevo disco, Smoke and Mirrors, aunque de novato este tipo tiene más bien poco. En activo desde 2003 y con 6 discos en el mercado, sigue extendiendo su folkie por Norteamérica. Pegó el pelotazo, como muchos otros en todo el mundo, porque una de sus canciones fue usada como banda sonora en un capítulo de la serie Scrubs (6×14, “My no good reason”). Suerte mediante, o no, después de su emisión, los foros se llenaron de gente preguntando de quién era el tema que acababa de sonar.
Es tanto que gustó a los yanquis, que la dramática hermana pequeña de Scrubs, Anatomía de Grey, dos años después quiso hacerse también con sus servicios, escogiendo el tema Ain´t gonna lose you para uno de sus capítulos (5×04, “Brave new world”).  Top descargas en i-tunes, y nº 6 en las listas de EE.UU al día siguente. 
Vale, estupendo, ¿Y qué hace este tío y por qué lo sacas en Tarántula? Pues es un hippy. Pero no como esos veganos de Tribunal que te dan la chapa del heteropatriarcado a las 4 de la mañana restregando sus uñitas renegridas sobre la lata de Mahou que encima has tenido que pagar tú. Me refiero a un hippy de corazón e ideales: Pertenece a The Mosaic Proyect, una asociación que promueve la paz y reparte ayudas a los niños sin recursos de los suburbios de San Francisco, para la que sacó su primer disco, Children´s Songs for Peace and a Better World (2003) . Además, es acérrimo activista antitabaco (¡Como yo!), y ha recibido varios premios en festivales pacifistas sin ánimo de lucro a los que ha asistido como artista.
Con esta base tampoco hay que creerse que sus canciones son himnos de misa pasados por postproducción. Tienen su toque muy reivindicativo, pero si no sabes inglés ni te enteras. Lo que realmente me mueve para mostrarlo aquí es su timbre de voz: Se considera a Jeff Buckley como el cantante masculino con más rango vocal con cuatro octavas y media, y quizá de un tiempo a esta parte Brett Dennen figure en los libros como el cantante masculino con el timbre más extraño hallado jamás (¡Qué pretenciosa!).  No hace el paripé cual Manos de topo: Heredó ese grosor y longitud de cuerdas vocales junto a su rutilismo y se tiró a la piscina. Un buen día bajo la sombra de las coníferas cupresáceas de su tierra, dijo  “Mamá, yo quiero ser cantante, con esta voz tan fea y tan rara. Y si además puedo salvar el planeta mejor que mejor”.
Nos puede gustar más o menos, pero tiene cojones el tío. ¿Le dan una oportunidad con Ain´t no reason? Letra fehaciente donde las haya, reflejo del tiempo en que vivimos. Les dejo el vídeo abajo. Peace and Love, por lo menos en la música, que poco entiende de utopías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *