Ariel Rot: lugares para la música

Ariel Rot: lugares para la música

Hemos quedado en Rosales 20, un pub de primera. El ambiente interior es genial, elegante y sobrio; me acodo y pido una cerveza; al darme la vuelta hacia el televisor para mi sorpresa veo a Roy Orbison acompañado de Bruce Springsteen, Tom Waits, Elvis Costello, y sigo identificando. Alucinante, no sabía de la existencia de este concierto, y aun sin volumen, sonando “La Bien Pagá” de fondo, donde Miguel de Molina parece el mismísimo Orbison castellanizado, estoy flipando. Salgo a fumar, mi antepuntualidad y consiguiente reconocimiento del terreno, esta vez, y aunque con el nerviosismo latente, me viene bien, Ariel siempre tuvo los oídos y la vista muy finos, gran lugar. Vuelvo a entrar. Diez minutos para la hora señalada, Waits ahora toca la acústica, Costello en armónica y Bruce a lo suyo con la Telecaster, de repente de dos saltos Costello al teclado, demasiado para no poder escuchar…. Salgo a fumar otro cigarrillo y a lo lejos observo la figura de Ariel hablando por teléfono; se acerca, todavía hablando, se disculpa con un gesto y sugiere sentarnos en una mesa en la terraza, cuelga y al lío:

Ariel: ¿Así que el concierto este de Orbison no?

DelRoto: Ya ves, yo me he quedao bastante impresionado…

Ariel: ¿No lo conocías? Igual eras muy joven…

DelRoto: ¿Cuándo salió eso?

Ariel: Eras muy joven cuando murió Roy Orbison seguramente…, en el medio de los Travelling Wisbury…

DelRoto: El caso es que me gustan mucho los encuentros casuales, como ha sido el mío con este concierto esperándote…, creo que podré dar con él…

Ariel: Hoy en día se encuentra todo.

DelRoto: Eso no es verdad…, y aparte de que no sea verdad yo no estoy capacitado personalmente para encontrar todo, quizá los que van por detrás, chavalitos de veinte para abajo, esos si que se manejan muy bien. Te decía lo de los encuentros precisamente porque yo empecé con vosotros, con tus guitarras, ellas fueron las que me pegaron la primera hostia del rock, las que me levantaron…

Ariel: A ver si es que te conservas muy bien y tienes 53 años.

DelRoto: En realidad tengo 72.

Ariel: Me tienes que recomendar tus tratamientos…

DelRoto: Sólo me hecho crema en las manos y en la cara, más allá llevo una vida normal de rockero…

Ariel: Así que la primera guitarra de rock que escuchaste era yo…

DelRoto: Escuchar ya había escuchado, fue la primera que me levanto del sitio.

Ariel: Curioso…

DelRoto: Sí señor. Ahora trece años después si que hay un marco mucho más abierto. Empiezas con algo como vosotros, un estímulo de la hostia, con tantos estilos…, y luego ya te vas abriendo…

Ariel: Yo hoy por ejemplo vi un documental de guitarristas espectacular, algo que cuando yo empecé era impensable…, ya te costaba conseguir un disco en Argentina en los años 60… Mi primer disco no lo compré, se lo pedí a mi abuela en el 69 para un cumpleaños. Le pregunté a mi hermana qué tenía que pedir y pedí Stand up de Jethro Tull, fricada…, y Lez Zeppelin II, y después fue el cumple de mi hermana que le regalaron todo lo que había que tener en ese momento, el pentágono de los Rolling Stones, que es un recopilatorio y tienen forma de pentágono el vinilo, Santana… y muchos más, y ese año, 1970, yo tenía diez años y me volví loco, empecé a ir a todos los conciertos que podía en Buenos Aires, porque la ley era muy permisiva; yo recuerdo estar con diez años en un teatro muy underground de noche viendo a Pescado Rabioso por ejemplo, con Alejo.

DelRoto: Pues tu hostia llego temprana, con diez añitos eres un cachorro…

Ariel: Sí, yo fui bastante precoz…

DelRoto: Además has dicho Jethro Tull y Lez Zeppelín…, parece como si ya se te hubiera marcado esa diversidad desde el principio…

Ariel: Y Manal, y el primero de Almendra, los Gatos que eran totalmente otra cosa, rock con más lirismo… Pero cuando creo que empezamos a abrir el universo musical mi generación fue en los 90. Después de saturarnos tanto con la dictadura anglo durante tanto tiempo, con los ojos tan puestos en Inglaterra, en los 90 empezamos a buscar y a sentirnos más orgullosos de nuestras raíces y a escuchar más música mejicana, por ejemplo con Los Rodríguez, José Feliciano con Copa Rota…

Para-escribir-otro-final

DelRoto: Me he fijado que con este último, La Huesuda, vuelves a lo negro, te vi más latino en el anterior, aunque tu siempre tienes ese latineo, pero me ha gustado mucho ese matiz más negro…

Ariel: Había temas latinos pero los dejé fuera…

DelRoto: Algo intuía yo… Personalmente me ha sugerido una parte tuya más vividora, no tanto vitalista ni optimista ni nada de eso…, vividora, en cuanto a temática, textos, esencia negra…, que se sabe que la música negra es generativa de vividores, de gente vividora…, desde los Stones hasta…

Ariel: Es una percepción extraña, creo que eres la primera persona que me dice algo así de este disco… Parece un disco muy intimista, profundo, un disco donde se nota haber vivido unas cuantas batallas…

DelRoto: Haber vivido y estar viviendo otras…, yo es lo que he notado macho…, que estás volviendo, no solo por el detalle de “Debajo del puente”, sino también por lo negroide del disco y por la vuelta a la raíz del hombre independiente, autónomo y con ganas, insisto, vividor…

Ariel: Siempre tiene que estar el humor, el ingenio…, igual tu percepción pasa por ahí…

DelRoto: La irreverencia con frases como la de…, “Yo ya probé el terciopelo, ahora váyanse a la mierda un rato”, es así, ¿no?

Ariel: Sí, los mensajes en esa canción eran claros…

DelRoto: La que cantas con Chango…

Ariel: Esa es muy Chango, muy Chango, la letra es de él, es su temática… Yo intenté hacer un disco con un marco más estrecho esta vez, y aun así me costó. Surgió como un ejercicio casi de cabaret, un tío que se sube a un escenario solo con un piano y una guitarra y cuenta historias sentidas y profundas pero entretenidas y no sale a llorar, al revés…

DelRoto: Además lo noto caminante…

Ariel: Bueno, yo compongo caminando generalmente…

DelRoto: “Emociones escondidas”, una canción muy inspirada amigo…, muy inspirada…

Ariel: Creo que con el tiempo se está convirtiendo en mi canción favorita del disco…

DelRoto: Y la cantas sincerote total, la clavas tronco…, y a mí me recuerda a eso, a un paseo, reflexiones, estímulos… Mucha finura también en guitarras…

Ariel: Yo no soy un gran guitarrista en realidad. Toqué poco, estudié poco…, tengo muy poca constancia… A mi me gusta ser un comunicador con la guitarra, y eso me imagino que es lo que la gente a veces confunde con elegancia…

DelRoto: Si comunicas con elegancia la gente lo entiende mejor…

Ariel: La guitarra no es algo separado de uno, ella no se inventa nada de lo que vayas a tocar, todo sale de la cabeza y el corazón, entonces esa es mi forma de tocar, no tengo muchos recursos y con pocos elementos tengo que ser un buen chef…

DelRoto: Yo suelo juntar lo que tengo en la nevera y me salen platos muy ricos…, musicalmente también… Al final lo que tienes, lo que has vivido es lo que tienes en la despensa…

Ariel: Lo que has oído…

DelRoto: Vivir y oír para gente compositora, comunicativa, musical…, es verdad que te puedes poner un disco y escucharlo pero sin ponerte un disco, aquí dentro en la cabeza casi todo el tiempo está sonando algo, yo te diría que el 70% de tu tiempo despierto está sonando algo en la cabeza, está todo el rato ahí, melodías tuyas, de otros…

Ariel: Lo que te decía de componer caminando es cierto. Yo si tengo que encerrarme a componer una canción lo hago, o si alguien me pide que resuelva una canción que la tienen a medias…, estoy en casa y lo hago, pero casi todos los bocetos o canciones que compongo, vienen al aire libre y en movimiento muchas veces, es como un recurso cuando sé provocar esa sensación, en espacios muy abiertos y en movimiento, me concentro y me suele funcionar…

DelRoto: Es bastante lógico, porque métodos de composición hay tantos como artistas…

Ariel: Locos que se encierran cuatro horas al día todos los días para componer…

DelRoto: Ninguno es mejor que el otro, pero el que me acabas de mentar creo que lo comparto bastante, es del todo lógico, el caminar, la búsqueda…ir de un lugar a otro siempre te va a dar algo, el inmovilismo…

Ariel: No te bloquea, estás observando…

DelRoto: Siempre hay algún bar…

Ariel: Pues mira, me encantaría decirte que soy un bohemio que compone en los bares pero no…, eso se nota en gente como Moris, su primer disco aquí en Madrid, Fiebre de Vivir, que lo grabamos los Tequila con él, creo que es el mejor. Hay una serie de baladas, rockandroll, increíbles…, un poco caótico en la producción, con pocos medios y mal sonido en cierto modo, pero son tan profundas las canciones, su visión…, de un argentino que vivió toda su vida en los barrios de Bueno Aires y llega a Europa, a España y lo observa y lo refleja todo ahí…, esto lo dice Sabina, que aprendió de Moris a escribir a una ciudad…

DelRoto: Si te parece te voy a leer un párrafo de este libro que llevo encima y luego conversamos y vemos quien lo ha escrito… Aquí habla de la tertulia, es una serie de ensayos…, a ver que te parece: “Quizá por sus posibilidades liberadoras, por su singular carácter de órgano de la inicial opinión pública española, ha habido siempre un cierto prejuicio hacia la tertulia, extendido y fomentado por los grupos de espíritu conservador más dogmático. Ya he citado diversos libros que censuran las tertulias, buscando su conversión en grupos rígidos de contenido intelectual concreto. Así las tertulias se transforman en eso que en España se llaman peñas, que suelen ser de índole deportiva o taurómaca, y que, como formas degradadas del espíritu tertuliano, son testimonio de la presión de las estructuras sociales y políticas, rígidas, sobre una opinión en pugna secular para expresarse.”

Ariel: Muy intelectual esto que me estás leyendo ¿eh…?

DelRoto: No sé donde leí que subieron el IVA a todo menos al fútbol y a los toros…

Ariel: Y al porno.

DelRoto: Imagínate…

Ariel: Yo creo que también lo leí pero me parece tan fuerte que no me lo acabo de creer. Me parece que el porno paga un 3% de IVA…, en fin… La tertulia en España es difícil porque hay mucho ruido en los bares… ¿Cómo vas a tener una tertulia en los bares de España si está la tele puesta, la maquinita de las monedas, los tipos gritando…? Hay que admitir que como pueblo es un pueblo muy gritón y muy poco conversador…

DelRoto: Sí es verdad, pero siempre ha tenido el poso intelectual de la tertulia…

Ariel: Como algo intelectual y sofisticado, no como una norma, te lo digo porque por ejemplo comparando Buenos Aires con Madrid, en Buenos Aires no existen bares para beber de pie, bares de día para estar de pie, son cafeterías donde la gente se sienta y generalmente ese es un lugar más proclive para la charla más relajada, para disfrutar de la charla. Yo ya lo hice mucho, lo de ir como loco de bar en bar, y beber y perder la conciencia y embrutecerme…, pero, yo disfruto mucho ahora de los restaunrantes, porque es donde me siento tranquilo con mis amigos y hablamos…

DelRoto: Creo que es una parte fundamental de la vida, enriquecerse del otro, el otro de ti…, la tertulia es como un polvo léxico…

Ariel: También una manera de dejar de pensar en ti y en tus cosas ¿no? La amistad en general es eso…

DelRoto: Se me hincha el pecho…, la amistad es un motor real en la vida…

Ariel: (dando la vuelta al libro) Enrique Tierno Galván…, mira que majo…, no entiendo muy bien que quiere decir, la verdad, pero bueno, no nos vamos a detener demasiado en eso…

DelRoto: Nada, yo quería recalcar que este hombre escribía en la década de los 50 ensayos que ya antecedían de alguna manera su concepción de sociedad, lo que quería hacer, que luego no se si consiguió del todo, con Madrid…

ROT-600x309 (1)

Ariel: Hombre, la tertulia tiene un tono formal que a veces es un poco pedante…, prefiero la charla llana, sin esa especie de competencia intelectual que se da en las tertulias…

DelRoto: Claro, es que yo hago tertulias con amigos y no hay competencia…

Ariel: Pero esos son charlas, le contarás el último polvo que echaste con alguna chica por ahí, de música… Nosotros hablábamos todo el rato de música, con Andrés, cuando girábamos viajábamos muchas horas para llegar a los sitios, porque en Argentina las distancias son enormes y antes de venir aquí a España nos pasamos tres años de giras imposibles…, y…., escuchábamos música y hablábamos muchísimo…, esa es una costumbre que ya no se hace, ¿quién queda para escuchar música? ¿Tú quedas con tus amigos para escuchar música?

DelRoto: No todo lo que me gustaría la verdad, pero si lo hacemos a veces…

Ariel: A mi a lo sumo alguien me manda un link por mail diciéndome “tienes que escuchar esto”, pues vale… Nosotros quedábamos a escuchar música siempre, nos tirábamos todo el fin de semana que el disco no paraba de sonar, y después de ese fin de semana ya te sabías el disco de memoria…

DelRoto: Mi generación creo que se ha salvado, o al menos unos cuantos. Nosotros cuando empezamos a querer hacer música, a hacer rock, canciones…, no existía nada de esta mierda…, con quince años, en el 2000…, quizá ya a los dieciocho entraron los reproductores mp3 y eso, pero ni spotifly, ni youtube ni nada de eso, entonces creo que mi generación por poquito nos hemos salvado…, nuestra raíz sigue siendo nuclear…

Ariel: Es curiosa la evolución, está muy bien…, el walkman fue un gran invento porque permitió llevar la música a otros ámbitos. Antes peor, si tú querías escuchar la radio tenías que escuchar la radio con tu familia en el salón, hasta que se inventó el transistor… Fíjate como cada uno de esos inventos en cierto modo han marcado la historia de la música porque el hecho de que un chico se pueda ir a su habitación con un transistor hizo aparecer el rock and roll, de ahí surgieron todos los djs y todo el rock and roll…

DelRoto: Al final la individualidad es la que  genera la expansión…

Ariel: Pues si, y al final, por otra parte, después de que sacaran todos estos dispositivos para escuchar música y aislarte se perdió eso tan maravilloso que es el rincón de la música en las casas, donde estaba el equipo, un buen equipo, unos buenos discos, un buen sillón para que se puedan sentar unas cuantas personas y escuchar música…

DelRoto: Lo dices incluso con ansiedad…, como diciendo, “joder, ¿y por qué no ahora…?”

Ariel: Porque me estaba acordando de varios sitios muy importantes en mi vida, donde escuche algunos discos por primera vez, con amigos super inquietos, que ya fuera por ellos mismos, por sus hermanos o por sus padres descubríamos música super potente, como ahora te metes en portales y vas buscando, nosotros nos metíamos en las colecciones de nuestros padres o hermanos, y de repente decíamos, “hostias, Albert King, quién será este…”

DelRoto: A mi más que ansiedad me da pena, porque yo soy muy defensor del ritual…

Ariel: Claro…

DelRoto: Es que está muy latente el tema, sobretodo entre músicos, cuando nos juntamos las generaciones, es muy común el tema del formato, el cómo se escucha…

Ariel: Siempre nos quedará la furgoneta, que tanto nos ha dado… Aunque cuando yo ya veo que pongo algo, me doy la vuelta y veo a uno que está durmiendo, el otro con su I-Phone, ya decidí llevarme mi ordenador personal a la furgoneta, puede ser que me haya convertido en un solista.., je, je, je…

DelRoto: La verdad es que el coche y la furgoneta es el reducto, se escucha que te cagas…

Ariel: Tampoco existen muchos más sitios. Yo recuerdo cuando era un poco más mayor, con trece, catorce, a la vuelta de la esquina de mi casa en Buenos Aires, me hice unos amigos, dos hermanos, que su padre era un loco de la música y un loco en general…, tenía una sala acondicionada, con cojines en el piso, equipazo y de vez en cuando iba también con su banda de free jazz… y un día…, te voy a contar una anécdota divertida…, en una fiesta mi amigo me dijo “vente, que están de fiesta, que igual nos invitan a un porrito…”, entonces fuimos y estaban tocando, y yo vi la guitarra y no podía contenerme, y yo era chiquitín al lado de ellos…, y claro, les dije: “¿Puedo coger la guitarra?”. Silencio. Me dieron la guitarra y me dijeron: “Vale, puedes tocar, pero como toques mal te cagamos a trompadas…” Ja, ja, ja,…., ja, ja, ja…., y fui muy osado y cogí la guitarra y salí triunfador…

DelRoto: Bien, bien…

Ariel: Sí, yo a esa edad ya tocaba bien…

DelRoto: Hay que ser osado. Yo creo que ese momento, igual no con amenazas verbales de por medio, quizá si con alguna que otra mirada asesina, lo hemos vivido todos los que tocamos alguna vez…, no poder resistir, en jam sessions…

Ariel: Me encantaría poder tener un sitio en Madrid donde juntarnos a tocar una vez por semana, parece fácil pero no lo es…

DelRoto: ¿Un sitio de qué tipo…?

Ariel: Si fuera un bar sería fantástico, con equipo eléctrico…, ahí es dónde te curtes, si eres guitarrista de rock necesitas que te acompañen para tocar, porque solo en casa el rock no se toca…, te puedes poner discos y eso, yo pasé muchos años haciendo eso hasta que tuve mi primera banda, tocando sobre discos, era mi rutina y así aprendí y luego cuando pegué el gran salto fue con Tequila en el local y en los shows, que ya tocábamos mucho antes de grabar, cargando nosotros, en el 76, 77, en sitios donde había gente que no había visto una guitarra eléctrica en su vida…, y era gracioso, nosotros acabábamos de tocar y luego había baile y bajábamos los Marshalls después de hacernos las estrellas de rock un rato y luego bajábamos al local a descargar…

DelRoto: Pero eso es más que necesario…

Ariel: Hombre, si lo puedes evitar…, je, je, je, je….

DelRoto: Pero nadie lo evitó nunca…, eso es lo que os hace grandes…

Ariel: Yo ya tengo mal las manos, las articulaciones…, no estoy para cargar amplificadores….

DelRoto: Pero los cargaste coño…

Ariel: Cargábamos los Marshalls de todos, de Julián, de Felipe, y un equipo de voces y la batería, y esto fue hasta que grabamos el primer disco, y a un colega le dimos un trabajo que era todo, road manager, backliner, pipa, presentador…, era una época muy bonita muy evocadora…

DelRoto: He estado aquí charlando contigo no del todo relajado, si ha sido un rato agradable…, pero de repente me he dado cuenta de quién eres…, porque yo con la gente que me junto a charlar, a entrevistar, intento estar relajado, ya que quiero eso, conversar de forma natural…

Ariel: Yo llevo intentando hacer eso durante muchos años, conmigo mismo, y no es fácil, así que tranquilo…

DelRoto: Decirte solamente que te admiro mucho, mucho, mucho…

Ariel: Muchas gracias…

DelRoto: Esto ha sido bueno…, un buen encuentro…

Ariel Rot comienza a girar el dia 2 de Noviembre en Valencia presentando “La Huesuda”, su último trabajo, inspirado y contundente. Recorrerá las grandes plazas de España en formato banda y personalmente creo que es un gran momento para ver su espectáculo, un show de rock adulto, cuidado y enérgico a partes iguales…, y es que este argentino tiene cualidades obvias que a muchos nos cautivan. Abajo el cartel y el vídeo de la canción “Emociones escondidas”, citada en la charla.

ariel-rot-07-10-13

Autor

Luis DelRoto
Autor e intérprete de canciones interesado en todo lo que se mueve alrededor del mundo de la creación artística, con especial devoción por el lenguaje musical, cualquiera que sea su fórmula o dirección. Sensible al cambio y a la tradición a partes iguales, es consciente de los rangos de calidad e importancia social de cada estilo y disciplina. Busca diferenciarse del modelo clásico de periodista especializado para sustituirlo por el de músico infiltrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *