“7-5-3”, de Esther Santos Tello

“7-5-3”, de Esther Santos Tello

Pretender ver un átomo es casi imposible, no hay suficiente luz para el ojo. El átomo es una especie de “espacio vacío”. Nuestros sentidos nos dicen que la materia es continua, pero a escalas atómicas carece de algo sustancial. Si la materia nos parece sólida y continua es porque nuestros sentidos tienden a razonar sobre tamaños menores.

Cartel de 7-5-3(1)Esther Santos Tello es la autora y directora de la obra de microteatro “7-5-3” que se ha estado representando en Madrid los últimos jueves de este año 2014 en la sala El Escondite, interpretada por las actrices Rosa Torres y Vero García Velasco.Y, como en una visión microscópica de la realidad, analiza lo que nos ocurre y lo eleva a un nivel superior.

Ni la funcionaria que se quiere meter dentro de un vaquero muy estrecho (con sus kilos de más y el chocolate que se toma incluso en escena), ni la vendedora que se lo quiere impedir, apelando a su carácter bohemio y pasota, tienen tan claro lo que desean en la vida, o al menos sí deciden tener algo claro: sólo tiene sentido ser feliz, y además en compañía, como la nuestra, que reímos, sonreímos y hasta nos enternecemos con alguna escena especialmente sentimental.

Hemos entrado en una tienda de ropa como espectadores, pero en seguida nos sentimos dentro como compradores e incluso vendedores. La sabiduría de la escritura dramática logra que este milagro se produzca en apenas unos minutos (la obra en total roza la media hora). Escuchamos a dos mujeres jóvenes hablar sobre su trabajo, sobre el amor y la soledad, y reflexionamos con ellas. Sometidas a la moda, a las nuevas tecnologías, a la rapidez con que transcurre todo, concluyen que el interior del ser humano es lo único que importa.

Como decía Víctor Hugo, el agua más sabia es la que parte del lago (la épica) y, a través de un río (la lírica), llega al océano (el teatro). Algo que logra con creces la escritora y directora de la obra, así como unas actrices que saben lo que hacen y que se divierten haciéndolo.

El teatro está vivo, por ejemplo en forma de microteatro.

Título: “7-5-3“/Autoría y dirección: Esther Santos Tello/Intérpretes: Rosa Torres y Vero García Velasco.

El escondite.

 

Autor

Justo Sotelo
Novelista y catedrático de Política Económica, es profesor en los prestigiosos ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) y CUNEF (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y máster en Estudios Literarios y en Literatura Española. Ha escrito varios libros de economía y decenas de artículos, así como cinco novelas (La muerte lenta”, 1995, “Vivir es ver pasar”, 1997, “La paz de febrero”, 2006, “Entrevías mon amour”, 2009 y “Las mentiras inexactas”, 2012), sendos ensayos sobre los escritores Manuel Rico, 2012, y Haruki Murakami, 2013, y un libro de microrrelatos, los "Cuentos de los viernes", 2015. En la actualidad está escribiendo un segundo libro de microrrelatos: "Cuentos de los otros" y una nueva novela.

One comment

  • Deliciosa crítica de la obra de Esther Santos Tello. Te felicito. Sencilla, clara, concisa, amena.
    La vida misma puesta en escena durante media hora. El amor, el trabajo y la soledad, temas hoy claves en la vida de cualquier ser humano. El teatro nunca pasará de moda, será una manifestación artística más del hombre y de sus angustias y problemas, deseos y anhelos donde tienen un énfasis especial a través de la expresión y locución.
    Eres un excelente crítico. Mi más sincera Enhorabuena a ti, a la autora y directora y, a las protagonistas.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *