Rodrigo Villagrán e Iagoba Huarte en Plena Confusión, de Juan Claudio Burgos

Rodrigo Villagrán e Iagoba Huarte en Plena Confusión, de Juan Claudio Burgos

En la imagen los actores Rodrigo Villagrán e Iagoba Huarte, en un momento de Plena Confisión de Claudio Burgos.

Por Luis Muñoz Díez

El texto de Plena Confusión está firmado por Juan Claudio Burgos, pero la función que se estrenó el pasado 2 de junio en La Nao 8  Teatro -Madrid- , es el fruto de un laboratorio de creación escénica, en el que han intervenido el autor y los actores Rodrigo Villagrán e Iagoba Huarte, por lo que la versión del texto se ha conformado en conjunto, aunque la firma de dirección se la reserva Claudio Burgos.

La propuesta ahonda en un tema eterno, y es la relación que se establece entre alumno y profesor. Una relación que en un principio siempre se basa en un mero ejercicio intelectual, pero si el entendimiento entre maestro y alumno se establece de una forma satisfactoria, siempre tiene un componente de enamoramiento, aunque no vaya más allá de una dependencia blanca y platónica.

En el caso de Plena Confusión, la relación que se establece entre un escritor en la madurez y un actor joven, si va más más allá de una manera unilateral, por el carácter homosexual del escritor.

La función ahonda sin usura en la parte más oscura de la condición intelectual y personal del escritor. Se muestra resignado a vivir en la mera especulación intelectual, y se conforma con no llevar a la práctica su sexualidad más allá de su hedonismo particular, en que se figura así mismo como una mujer mayor.

Cometiendo un doble error de negarse a llevar a la práctica lo que realmente desea, y de verse con una edad que aún no tiene.

El actor aficionado tampoco es un personaje luminoso. Ronda al escritor, con el que juega de una manera áspera. Sin concesión, pero haciendo notar su presencia, su dominio por los objetos simbólicos que deja en la casa de H47.

El pretexto es siempre el trabajo intelectual, en donde emboscan su dependencia, quizá el amor no sea otra cosa que mera dependencia,  mientras releen y citan partes de texto de El Erotismo del autor francés Georges Bataille. Un autor que publicó novela, poesía y ensayo, en donde se empeñó en mostrar la parte más descarnada del “Ser”. Toda su obra fue calificada de provocativa. Jean Paul Sartre lo calificó de “un nuevo místico” y André Bretón de simple “Obseso”, de una forma u otra, su pensamiento sería más o menos indecoroso por nombrar lo que hasta entonces era tabú, pero pertenece a la primera mitad del siglo pasado, lo que señala aún más la encastillada posición de los personajes de Plena Confusión.

La iluminación de la obra es muy efectiva, se sirve de un par de lamparas de mesa, que son símbolo y presencia de H47 y H27, y de unas linternas que caprichosamente iluminan y dibujan las oscuras paredes. Significando pensamientos y conclusiones a las que llegan, que no son más que simples aspergeos, su fugacidad lumínica viene a significar lo efímero del pensamiento, y la imposibilidad de ser comunicado.

En la imagen los actores Iagoba Huarte y Rodrigo Villagrán, en un momento de Plena Confisión de Claudio Burgos.

En la imagen los actores Iagoba Huarte e Rodrigo Villagrán, en un momento de Plena Confisión de Claudio Burgos.

Rodrigo Villagrán compone un escritor rico en matices de gris, realiza un trabajo extraordinario. Con un simple pantalón, una camisa blanca y unas zapatillas, su voz y su gesto. Logra que se visibilice la emoción de la mujer que reside en un cuerpo de hombre. Sin amaneramiento, ni estridencia, es pura sensibilidad, porque materializa el sentimiento y el fondo.

Al aspirante a actor, le presta voz y gesto Iagoba Huarte, que interpreta con buen tino el desconcierto un personaje que tampoco promete ser luminoso, pero la juventud conlleva siempre la posibilidad de un cambio. Decía antes que no es amable con el escritor, y se empeña en colocarse en un lugar de demandante porque busca su lugar, y también busca afecto, aunque verbalice su necesidad únicamente en tener una chupa más abrigada.

La función es áspera, porque los dos personajes se complacen en su precariedad y no buscan un confort, realizan su propia travesía por su desierto particular con un autor como Bataille. Se encierran en un “no hay salida”, demandan amor a quien no se lo puede dar, ponen de manifiesto la complacencia de desear por sistema lo que de antemano sabemos que no podemos conseguir, y se ahonda en la frustración que supone un encuentro que pone de manifiesto el diferente tiempo que viven los dos personajes.

Pero para mí Juan Claudio Burgos, realiza un buen trabajo, logrando una función que tiene dos mensajes positivos, el primero que la edad importa, y por eso hay que aprovechar cada momento, porque jamás volveremos a ser más jóvenes que en este preciso momento, y que el amor y el deseo están por encima de cualquier sofisticación intelectual e intentar entretenerse por ese camino, es poner puertas al campo.

 

AUTOR: Juan Claudio Burgos VERSIÓN: Juan Claudio Burgos, Iagoba Huarte y Rodrigo Villagrán DIRECCIÓN: Juan Claudio Burgos ASISTENCIA DE DIRECCIÓN: Rodrigo Villagrán DISEÑO GRÁFICO: Iagoba Huarte TODO LO DEMÁS: Los 3 arriba mencionados.

Plena Confusión, se estrenó el 2 de junio en La Nao 8 -Madrid- más información de fechas y horarios aquí

Autor

Luis Muñoz Díez
Desde que me puse delante de una cámara por primera vez a los dieciséis años, he fechado los años por películas. Simultáneamente, empecé a escribir de Cine en una revista entrañable: Cine asesor. He visto kilómetros de celuloide en casi todos los idiomas y he sido muy afortunado porque he podido tratar, trabajar y entrevistar a muchos de los que me han emocionado antes como espectador. He trabajado de actor, he escrito novelas, guiones, retratado a toda cara interesante que se me ha puesto a tiro… Hay gente que nace sabiendo y yo prefiero morir aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *